I survived to Behòvia 2009

dimarts, 3 de març de 2015

Right place, right attitude, right weather and right partners. All right.

En la temporada 2001-2002 corrí 7 medias entre 72’6” y 72’59”. No hubo forma de correr en hora once. Lo tuve en las piernas, me dejé la piel pero ahí se quedó mi marca. Duros circuitos, cabalgadas solitarias, días ventosos…demasiadas variables sobre las que no tenía capacidad de control alguno.

Ayer, cuando menos me lo esperaba, volví a acabar satisfactoriamente (esa percepción tan subjetiva) una media. En Cambrils, en un circuito muy plano y sin viento (primera variable a favor), se alinearon los astros.
 
¿Quién fue un gran mediofondista?


En los días previos sabía que estaba en un buen estado de forma (Llorito’s test) pero me faltaba inyectarme (las neuronas) en sangre. Es decir, la actitud mental que te predispone para niveles de sufrimiento altos. A última hora, calentando, me convencí de intentarlo. 


En la salida, que es muy rápida, no quería ni cebarme ni quedarme solo de buenas a primeras así que manejé el difícil equilibrio con 2 kms (6’44”) algo más lentos y un tercero más rápido para pegarme a la grupeta que pensaba que podía seguir. A ratos yendo al límite y a ratos dando relevos, llegamos al 10 en 34’40”. Hasta ese momento sabía que iba rápido aún sin haber mirado al reloj en ningún momento, como tampoco lo haría en el resto de la carrera. En la 2ª vuelta fuimos cazados por otro atleta quien se puso a tirar con fuerza.

Decidí arriesgarme y me fui con él (pensé que al menos me serviría para alejarme de 2 atletas que llevaba enganchados casi desde la salida, como así fue).



Si llego así, señal de satisfacción
El ritmo seguía siendo muy alto y aparecieron algunas dudas en formato de potencial pájara; me limitaba a sufrir sin dar relevo alguno. Y por vez primera pensé, en una media, que quizás me habría ido bien algún gel. Giro de 180 grados y apenas quedaban (fue una de esas carreras en las que sientes que los quilómetros pasan muy rápidos) cuatro para la meta. Viendo que mi liebre involuntaria flojeaba decidí tirar hasta el final. Con buenas sensaciones crucé la meta muy satisfecho en 1h13’21”. Nunca corrí solo y tuve grandes compañeros de viaje, otra variable a mi favor.
Hacia meta marcando algunos 3'25"...


Me queda la duda de si gestioné bien el dolor. Influido por la lectura de los clásicos (Duel in the sun, 14 minutes) observo que los grandes atletas son aquellos que dotados de un gran talento y capacidad de trabajo además son capaces de sufrir más que el resto. Desde Alberto Salazar a Yuki Kawauchi los ejemplos son múltiples. Aunque llegué a meta habiendo dado mucho de mi…¿podría haber sufrido más? En cambio, estoy satisfecho por haber sido valiente cuando tocaba arriesgar (eso lo aprendí en la media de Tarragona).

Nuestra Paula Radcliffe, una vez más


¿Son el dolor y el fluir compatibles? Seguiré experimentando y por si acaso, mientras tanto, el próximo sábado por la mañana correré en Anoeta reivindicando una vez más a los clásicos. Cierro una semana de 90 quilómetros con Prehab pero sin pesas, con calidad martes (cuestas de 2k) y jueves (pájara contra el viento). Esta semana, la prioridad será recuperarse físicamente de la media. Pesas y un día de micro calidad, intentando un rodaje de 20k por aquello del tapering invisible en el que estoy inmerso. BCN nos espera.

¡Saludos!

2 comentaris:

Dioni Tulipán ha dit...

Un gran tiempo Ferran!!

No olvides tampoco que 34 años no son los mismos que 47..

Tiene toda la pinta de que tu "fracaso" en TGN va a transformarse en una gran maratón de Barcelona!

"Duel in the Sun" también me ha enseñado que dar demasiado (a mi nivel imposible, pero a tu nivel?..) puede acortar años de tu carrera. A ver si llegas al punto justo!!

A por los 9' y pico en Anoeta!!


Ferran ha dit...

Dennis, has dado en el clavo. Quizás sí, haya una correlación entre grado de sacrificio y acortamiento de la carrera aunque ahora tampoco son los ochenta y la medicina ha avanzado más. ¿Se habrían recuperado antes Dick y Al?

Un abrazo y nos vemos en Barcelona!