I survived to Behòvia 2009

diumenge, 29 d’abril de 2012

Behovia - San Sebastián: our Boston

 
Un año más, en un giro hiperbólico y veloz, metáfora del tiempo que no nos va a arrasar, llega la apertura de la inscripción para nuestro Boston particular, la magnífica y sensacional Behovia – San Sebastián.
Soñé con correrla y un diluvio me dio la bienvenida en el 2009 (foto de portada del blog). Soñé con volver y el calor nos cortejó inmisericordemente en el 2011. Y ya despierto, espero volver 100 años más. Venid a correr a la catedral y llevaros de paso un paseo por Donostia. Pintxos y cerveza. Belleza en todos y muy diversos ámbitos.
Volved.
Imaginaros a miles de personas rugiendo a vuestro alrededor

48ª B/SS. Inscripción

Este año celebramos la 48ª edición de la carrera pedestre BEHOBIA-SAN SEBASTIAN, edición en la que ampliamos de nuevo la inscripción hasta 25.000 participantes y en la que se va a seguir el mismo modelo de inscripción de los dos años anteriores.
Por lo tanto el sistema de inscripción estará dividido en dos fases en las siguientes fechas:







FASE 1. HABITUALES 3/5, PROMOCIONES ESPECIALES Y PATINADORES
Del 3 al 21 de mayo


La inscripción para los corredores habituales (comprueba aquí si lo eres) irá desde el 3 al 21 de mayo. La inscripción está asegurada durante estas fechas.




NO ES NECESARIO INSCRIBIRSE EN EL PRIMER MOMENTO, pues la plaza está GARANTIZADA DURANTE 19 DIAS: del 3 al 21 de mayo.
Promociones especiales: todo corredor habitual o no, podrá inscribirse a partir del 3 de mayo hasta agotar inscripciones a cualquiera de las promociones; Promoción Adidas, Dorsal Solidario y paquete turístico.




Patinadores o rollers: inscripciones a partir del 3 de mayo.



FASE 2. INSCRIPCIÓN GENERAL
A partir del 23 de mayo


La inscripción se realizará en dos fases, con una pre-reserva rellenando un formulario escueto y sencillo y segundo, formalizando la inscripción en las fechas indicadas a la hora de hacer la reserva.


A la primera fase (habituales 3/5) se le adjudican unas 12.000 plazas (si sobrasen pasarían a la general), quedando para la fase general cerca de 9.900 plazas. El resto, hasta 25.000, corresponde a los cupos asignados a Promoción adidas (1.200), Dorsales Solidarios (1.600) y Paquete Turístico (300).



dimarts, 17 d’abril de 2012

La prueba

La camiseta

Las perneras

Creo que he tapado el micro pero he preferido mantener la espontaneidad

In Boston, 8 de 8

Centenares, miles?, de baños...dirty job
 
Debería titular este post Hoy soy muy feliz (Vol II) aunque la saga iniciada obliga y de ahí el título real. Boston me ha vuelto a derrotar, como atleta, y ya van 3. Como persona a buen seguro me ha hecho y me hará crecer y eso es sin duda lo más importante. Y esta vez no creo haber cometido demasiados errores. He descansado (hoy tenia piernas), he comido muy bien, me he hidratado correctamente en carrera (pongo a Dios por testigo que nunca más volveré a beber Gatorade, qué exceso!), he ejecutado correctamente la muy pensada estrategia (hasta que mi cuerpo ha dicho basta) pero no he conseguido el objetivo previsto. Es el único pero de una larga lista de alegrías vividas durante todo el proceso. He conocido gente nueva, he conocido más y mejor a otros ya conocidos, sin caer en el tópico, de esta gran familia que formamos los atletas y de la que tan orgulloso estoy de pertenecer (no me extraña que en estos tristes tiempos cada vez haya más gente practicando nuestros deportes, que alivian el alma) y me he conocido mejor, aprendiendo durante el proceso de qué es capaz mi cuerpo.


Una vez más Boston ha sido una gran asignatura cursada en un corto período (aunque a mí se me ha hecho larguísimo) de tiempo. Por el público, por el durísimo circuito (me reitero en el mérito de la estratosférica marca de Geoffrey Mutai del 2011, ni viento ni óstias), por una organización ejemplar…por todo ello ha sido un gran día que ha comenzado frente a los centenares de high school buses que nos trasladaban a la salida. Allí habíamos quedado mi compañero Jordi y yo. Ambos teníamos objetivos similares y ambos hemos sufrido lo nuestro, llegando casi juntos tras haber pasado la mayor parte de la carrera separados (él salía por delante de mí por su mejor marca) pero que grato ha sido compartir la experiencia. En el village de salida, centenares de baños móviles, fruta, bagels, Gatorade, PowerBar, todo en modo barra libre para los más de 25.000 atletas que allí estábamos. Un calor excesivo nos acompañaba desde entrada la madrugada y yo creía que estaba aclimatado…

Aguantó estoicamente 4h!
La idea era salir muy conservador, a 4’/k e ir progresivamente acelerando para llegar a las Newton Hills con fuerza (esos Boston simulators!) y machacar en los descendientes 10k finales. El minuto largo que me ha costado cruzar la salida ha supuesto que no me haya podido encontrar con Jordi hasta el 17 y él ya iba mal. He cruzado la media 2’ más lento de lo previsto (qué chicas las de Wellesley!) y poco a poco pero inexorablemente un gran calambre se ha adueñado de mi cuerpo, desde el psoas hasta los abdominales de tal modo que solo se reducía el dolor si andaba. Hasta que he llegado al punto de solo poder andar y así he ido recorriendo las 10 últimas millas (los últimos 12k en 1h50’!). Físicamente no me ha supuesto un dolor insoportable, sí invalidante, así que me he dedicado a ir andando como espectador privilegiado de la carrera, desde dentro. Leyendo las pancartas de apoyo y creando mentalmente (si hubiera estado destrozado, como el año pasado, hubiera sido imposible) los premios Pancarteros of the year cuyo resultado han sido:


1)    1)  Las uñas de los pies está sobrevaloradas.
2)    2) Chuck Norris nunca corrió un maratón.
3)    3)   En nuestro corazón todos sois keniatas.
4)    4)  Los maratonianos son sexis.

Más el accésit para mi prima que se ha currado una muy chula donde, jugando con las palabras y sus sonidos, decía Run Ferran Run. Thanks for everything cousin! 

The walking dead
En el 40,5 Jordi me ha adelantado (entonces yo iba peor) y como a él le dolía el cuerpo al andar y a mí al correr hemos quedado en meta, en medio del desfile de Walking deads que éramos todos. Menos mal que mi madre no estaba allí.

La única conclusión que saco es que quizás mi cuerpo no esté hecho para la maratón. Quizás me falte chicha y mi metabolismo consuma más energía de la que pueda almacenar, quizás…qué se yo…y cuánto he pensado en lo que habrá pasado mi compañero Albert en Sables (en pie, decimoquinto, tras un invierno plagado de lesiones).

Y finalmente deciros que he decidido alterar las normas de la porra y celebrar un sorteo entre sus participantes. Generosamente, el capitán Juanan ha donado unas Compressport también para sortear (gràcies amic!).



Decoración urbana con imágenes del año anterior
Ahora ha turistear un par de días, alguna compra y algún museo al que le tengo ganas y a seguir entrenando porqué nos hace libres. Y aquí se lo contaré.

¡Saludos!