I survived to Behòvia 2009

dissabte, 6 de desembre de 2014

Tarragona Half Marathon (world championship)

Otmani, a full


No sé muy bien por qué, pero hay carreras que me entusiasma correr año tras año y otras que están ahí, que si hay que correrlas se corren, pero poco más. La media de Tarragona, nuestro mundial, siempre motiva. Quizás porque la he corrido muchos años, incluso ni cuando me imaginaba que acabaría viviendo allí, quizás porque fue donde bajé por vez primer de hora trece y me marcó, quizás porque el final es por donde tantos y tantos quilómetros recorremos, our beloved faro, quizás porque haya razones que solo el corazón entiende. Qué sabe nadie.



Así que otro año estaba en la línea de salida, con las piernas frescas y las muchas ganas en busca de un tercer top ten. En modo muy Behobia, con temporal de levante, fuerte viento y lluvia fina que amenazaba con ir a más.



La marca dejaba de ser un objetivo en esas circunstancias, frente a la alta competición todos estábamos en igualdad de condiciones ante las inclemencias, la emoción seguía en vena.


Formamos una buena grupetta desde la salida con 6 corredores de lujo más un servidor y en grupo nos enfrentamos al viento, a la lluvia, a nosotros mismos. Aproveché la mañana y aprendí un par de lecciones importantes. Por ejemplo, los momentos en los que uno debe profundizar en el dolor, cuando se estira el ritmo, más en días como ayer en los que protegerse era tan importante e ir sin miedo más allá de nuestro límite porque éste no lo es en realidad, siempre nos queda margen pero hay que sufrirlo. En ese grupo cubrimos 2/3 de la carrera hasta que lesiones cercanas, entrenamientos en progresión o la mayor fuerza de otros rompieron el grupo en los quilómetros finales.
De izq a dcha, David Altafulla, Periko, Mr Podium, JP y el menda

De los 6 últimos kms había 3 con viento de espalda, 2 de frente y el último otra vez a favor. Los 3 fueron a todo o nada y resistí a 3’25”, sobrevivimos a los 2 con ritmos cercanos a 4’ y en fila fuimos llegando a la meta. Contento con mi sexta posición, además de haber disfrutado con algunos de mis compañeros de entrenamiento y ser un poco más sabio atléticamente hablando. Una buena jornada dominical.
Juan Pedro, desbocado

En mi mente me acompañarán esos quilómetros locos del 16 al 18, a muerte con el viento de espalda sabiendo lo que venía de frente al giro de 180 grados. Pasan al gran álbum de recuerdos atléticos que, fragmentados, se albergan en algún rincón de mi cerebro.
Beloved faro


Acompaño crónica con ego-photo call y aprovecho para agradecer a los fotógrafos su detalle para con nosotros.

Por donde siempre entrenamos, el faro
 ¡Saludos!



Tapado

Traspasando los límites del dolor

Meta

1 comentari:

QQ ha dit...

Y Yo esperandote en el AQ para celebrar el X aniversario...