I survived to Behòvia 2009

dilluns, 19 de gener de 2015

MCD: the journey is the reward.

Mucho dolor previo, mucha lucha. Nunca rendirse. Mireia Sosa


La frase que titula este post (si sois habituales la habréis leído en múltiples ocasiones) es un clásico de la educación emocional y tiene que ver con la importancia de vivir conscientemente cada momento. Y valorarlo. Filosofía oriental. Útil, en cualquier caso.
Ayer dicha frase se materializó y me puso a prueba (creo haber estado a su altura), lo cual es algo de lo que me alegro. Me permitió acercarme a la prueba desde una óptica totalmente inesperada y nueva dándome una oportunidad única de seguir aprendiendo de los valores que nuestro deporte transmite: superación, esfuerzo, objetivos y lucha.

Ni es Berlin ni es Paris, es Tarragona


La semana última de tapering estaba dedicada a los detalles y al descanso. Lunes de osteópata para intentar resolver la torsión del sacro que me provoca algunos problemas, martes de podóloga (decisión de última hora) para limar aquellos callos que con las zapas elegidas me molestaban ligeramente, miércoles de masaje de descarga para llegar fresco a la salida, hidratación y sueño, logística de los amigos que harían de liebres…mil detalles a tener en cuenta y, además, 2 miles rápidos para quitar carbonilla y listos…pero una tos persistente y mocos no me abandonaban a lo largo de la semana provocando una presencia constante (y un autoanálisis a cada minuto) en mi cerebro. No quise tomar ningún producto  y me limité a pensar que se iría curando o que su impacto sería mínimo.

¡Chema en nuestro faro! Queda nominado como santo patrón del mismo


En Tarragona, a pesar de algunos pesares (y no daré nombres para no reírnos todos juntos), estamos consolidando diversos grupos basados en el apoyo mutuo, cooperativismo social. Los sábados de tapering que transcurren entre tempos y rodajes progresivos en los que nos agrupamos por niveles y con rodaje pre y post conjunto y el grupo de los kalenjines donde atletas de un nivel similar y múltiples clubs procuramos realizar entrenamientos de calidad juntos que, básicamente, nos hace mejores a todos en todas las variables, de la deportiva a la humana (el Totem ;). Por ello ayer tenía mi maratón pero también tenía muchas maratones de otros presentes. Las de los que debutaban, las de los que hacían de liebres de otros, la de la luchadora que trataba de dejar atrás su grave lesión con el objetivo de cumplir su sueño, las de la búsqueda de mejores marcas personales, la del señor Juan a quien le insistí tanto en que corriera la maratón, las de los 10k y los 30k…ayer era un día donde mil historias se cruzaban, ayer era el día señalado en el que las ilusiones, el miedo, las emociones de unos y de los suyos convergían con las de otros (y sus suyos) en un festival de la vida que es un maratón.

Medallista olímpica de cara al reto del maratón


Amanecí el sábado con un fuerte dolor de cabeza y al poco de desayunar comenzaron los vómitos. Casi no pude comer y fui a la feria de la MCD donde debía presentar al gran Marc Roig.  Intenté evitar la clásica retahíla de excusas con la que a veces sepultamos a nuestros cercanos en una previa y me fui a dormir, sin poder cenar, obsesionado con la dificultad del reto. Así que, con un cerebro centrifugando en exceso, a los 14k tras pasar dificultades para ir a un ritmo de 4’ me detuve y volví trotando hacia la meta. 17 semanas, 119 días, 1.990 quilómetros que no quedaron en vacío. Me dediqué a vivir mis propias emociones mezcladas con las de los otros. Y fue brutal. Increíble. No comenzaré con un listado de nombres de desconocidos para vosotros pero me quedaré con 2 que no puedo dejar de nombrar. Mi compañera de club Mireia Sosa, que tras meses de dolor y mucho sufrimiento por las lesiones, con el arrojo del que es capaz, que es supremo, hizo una carrera de estrategia en un fino equilibrio entre la competición y el dolor máximo soportable consiguiendo una nueva victoria en casa y otra vez Campeona de Catalunya. Y Periko Ortega de quien no añadiré nada más porqué no mejorarélo que ya dije el año pasado pero con quien he compartido algunos entrenamientos, carreras y de quien no dejo de aprender, sobre todo añadiría, de actitud competitiva. Es el mejor. Quedó segundo ante un superclase como Elías Domínguez y campeón de Catalunya de maratón. Añado 2 fotos de ambos muy significativas. La idea de la felicidad aumentada por la victoria tras tantos problemas de Mireia y la entrada en meta junto al tiempazo de Periko y mi alegría desbordante en el extremo izquierdo, puño en alto de victoria, pues había ganado uno de los nuestros. Uno de los vuestros también, estimados lectores.

Periko a lo grande y mi alegría puño en alto


Y finalmente os volveré a hablar de la MCD. Id a Berlín si queréis hacer marca, venid a Tarragona en cualquier otro caso. Más aún si no conocéis la ciudad y queréis vivir un maratón artesano y 100% profesional (solo hace falta ver las fotos). Con el tiento de un orfebre han creado uno de los maratones más brillantes e interesantes de este país y hablando desde la experiencia con mejores servicios que en una Major. 10k, 30k o maratón, con los primeros 30 planos y los últimos 12 épicos, tobogánicos. Avituallamientos de lujo extremo, con bebidas isotónicas, agua, fruta, golosinas…¡y geles! Hoteles con precios especiales, rutas turísticas para acompañantes…no dejes que otros te lo cuenten, hazlo tú. Marca tendencia.

¡Saludos!

PD: personalmente dedicaré esta semana a rodar, gimnasio y esperar la cura natural y acabaré de decidir qué hago con todo este entrenamiento acumulado, qué próximos objetivos por los que luchar y lo más complicado, cómo encajarlo todo. En cualquier caso, el día a día es la recompensa.