I survived to Behòvia 2009

dilluns, 5 de desembre de 2011

Past perfect.

Listos, ya!

Pisando raro, afianzándome lentamente
Tras la media de Tarragona ya anuncié, no sin miedo, mi vuelta al cross. Nunca he sido un especialista en este medio, ni de joven, y siempre le sacaba mucho más rendimiento a la pista. Me entusiasma (ba), sobretodo, verlo. Vi en TV la irrupción africana, la primera masiva, en Madrid en 1981, cuando keniatas y etíopes se equivocaron esprintando a falta de una vuelta y regalaron el triunfo del americano Craig Virgin. 
Recuerdo a “Taca” Prieto quedando 5º a 2” de la victoria tras un largo sprint (Alberto Salazar fue 4º) y a Alejandro Gómez –autor de la gran frase: mi estado natural es el dolor- llegar 6º en su primer año como sénior. 
Como joven atleta, cada cross era una aventura de autobús, bocata y niñas (de lejos)…en mi propio Cuéntame siempre ocupará un lugar especial. Como el romanticismo y la nostalgia no traen nada bueno, realicé dos amargas incursiones hace ya demasiado tiempo y en las que recibí una severa paliza, esto es, una buena cura de humildad y contrición.
Derrapando...gasssss!
Pero sabía que en los peldaños que lentamente voy escalando camino de Águilas 2012 (Campeonato de España de pista al aire libre; 5.000 metros), un elemento esencial sería el campo a través. Así que sin mucho convencimiento pero con mucha fe en el medio plazo me fui a Valls el pasado domingo. Y allí viví un revival, unos grandes éxitos, porqué 30 años y dos quilómetros después, éramos los mismos de siempre disputándonos la victoria. Sinceramente creo que tiene un gran mérito generacional, es decir, pura casualidad, que Mario Benito (67), Ramon Mañas (66), Jose Francisco Gª Navarrete (67) y servidor (cosecha también del 67), sigamos viéndonos y disfrutando de las competiciones. Han pasado años, lesiones, amantes peligrosas como el triatlón, vivencias dolorosas, gozosas, media vida en definitiva pero podemos decir que seguimos ahí, que no es poco.

Y aunque me encontré poco ágil serpenteando por un territorio hostil de viento y pequeñas piedras, poco a poco me fui situando y mi estado de forma me permitió escaparme y acabar ganando en la categoría open-veteranos. La semana que viene más. Correré el más British de nuestros crosses, el de Cambrils. Puro césped.

¡Saludos!


Go!

4 comentaris:

Dioni Tulipán ha dit...

Me encanta el romanticismo y la nostalgia !! Son lo que hacen tus posts tan brillantes.

Pero ojo, que hace el chavál con el dorsal 662 entre todos los veteranos?

Solo ver la primera y segunda foto.. aquél parece fuera de lugar ;-)

Gefeliciteerd !!

Ferran ha dit...

Gracias Dennis!

Te veo haciendo crosses en un año, que te acabarán de afinar! ¿No corriste de joven en Holanda? ¿Cómo eran?

Un abrazo!

Franfri ha dit...

Ferran, amigo, a mí el cross también me trae recuerdos buenísimos, en todos los aspectos, y tú los has mencionado todos, sin excepción. En su día tambien gané mis carreritas, pero de esos años me alimento con los recuerdos que nos hacen ser como somos, unos románticos que disfrutamos sintiendo el amor por un deporte tan básico y tan bello.

A por Cambrils, a topeeeeeeeeee.

Un abrazo

Ferran ha dit...

Gracias Franfri! Si tuviera algún hijo, cosa harto difícil, me gustaría que viviera experiencias semejantes porqué las recuerdo con mucho cariño.

Buff Cambrils, a ver si mañana puedo escribir el post...duro césped.

Un abrazo!