I survived to Behòvia 2009

divendres, 2 de desembre de 2011

Mental barriers.

¡Agradecer a Ana los efectos especiales!
Con mi hermano Jaume en busca de empotrarnos.
¿Quien dijo que era un deporte individual?
Fraccionando la temporada resulta que ya he consumido un tercio de la misma: 4 meses, de agosto a noviembre, que no es poco. Y el resumen no puede ser mejor. Competitivamente he hecho marca (de mi 2ª vida atlética) en los 10k en ruta (33’38”) y el domingo pasado en la media maratón (1h14’35”). A nivel de entrenamientos he cambiado con respecto a otros años. Me voy afianzando en volumen (la media de los 4 meses es de 90k/ semana) hasta el punto en el que realmente no entreno si no es por causas mayores, aunque siga siendo generoso conmigo mismo y me regale a menudo con sesiones de regeneración aun habiendo poco que regenerar…y he añadido mucho trabajo de fuerza de modo que una parte de todos mis rodajes es por terrenos con bastante desnivel, de ermita a ermita, aun siguiendo pegado al asfalto. Entre rodajes, sesiones de cuestas y algo de gimnasio, siempre menos del que debería pero semos amateures, no lo olvidemos, he conseguido que mis cuádriceps comprendan que no lo hago por mí sino por ellos. La consecuencia es lo cómodo que me encuentro en aquellas carreras en las que hay ciertos desniveles como ya pude comprobar en la Behobia y lo fuerte que suelo acabar las carreras. Y la calidad no está pero se la espera. Solo rodajes controlados por el Boston Simulator más un par de días, estos sí de series, con los compis de club y en los que fui salvajemente frito, aunque el trabajo hecho con ellos valió la pena y me salieron entrenamientos que hacía muchos años que no realizaba. 


Recuerdo 4k a 3’30” más un 3000 en 9’41” o el día que hice 8 (ellos 10) series de mil (4 a 3’30” y 4 sub 3’10”) o unos 10k en 35’54”…en cualquier caso, entrenar acompañado sí que es para mí una positiva novedad. Y sigo merendando día tras día, evocando esos años de niñez, de bocadillo y rodillas peladas, de tiempo en suspense, con el objetivo, conseguido, de no perder más peso (si un maratoniano de 2h15’ te dice que estás muy chupado...preocúpate).

Liebres de lujo.
Diciembre será un interregno en el cual haré mucho gimnasio, quizás algo menos de volumen y seguiré dejando la calidad para las competiciones, esas uniseries salvajes que todos nos cascamos algunos domingos. Volveré al cross el próximo domingo y volverán a pasear por las alamedas las san silvestres, a un par de las cuales, les tengo ya echado el ojo. Y en enero comenzaré a trabajar esa pasión de corredores que es la maratón y que les será contado por aquí semana a semana.

La carrera que homenajea este post de hoy fue el pasado domingo en casa, en Tarragona; su media maratón cumplía 20 años (hace 20 de años de casi todo, ya lo dijo un poeta). Con un grupo humano excepcional, más de 50 corredores de mi club salieron a disfrutarla. Entre ellos un selecto grupo pata negra que tenía por objetivo llegar al k15 a 3’30” y de ahí al cielo. Le tenía mucho miedo a ese ritmo. Lo veía inalcanzable a pesar de que los 10k y la Behobia me habían inyectado pequeñas dosis de probabilidad. Salí fuerte pero sin volverme loco y al quilómetro y medio contacté con mi grupo. Y allí me quedé, empotrado. Con ciertas dudas que no se acababan de ir respecto a la posibilidad de poder resistir.  En el 3k mi compañero de club Sergi sufrió una contractura que le apeó de poder lograr lo que conseguirá sin duda alguna: marcas relevantes para un recién llegado que en poco más de 12 meses ha pasado de rodar a 5’/k a sentirse cómodo haciendo series por debajo de 3’. Otros compañeros siguieron currando por nosotros (gràcies Jaume i Juanan!), y a medida que íbamos sumando quilómetros me encontraba, cada vez, mejor. Pasamos el 10k en 34’50” y seguimos callejeando y recogiendo lo que no eran cadáveres. En el 15 algunos se fueron para adelante y yo decidí tirar porqué me encontraba francamente bien. Lástima de un fuerte viento en contra que nos frenó el ritmo ligeramente al final pero aun así los 3 cuarentones que llegamos, casi al sprint, corrimos en 1h14’ y treinta tantos segundos. Rompí mis propias barreras mentales.

Me fascina cuan importante es la mente en nuestro deporte (fantástico, me diría el Sr Punset). Mis mejores carreras han coincidido con un control por mi parte, lo más exhaustivo posible, del máximo de detalles. Antes y durante la carrera. En la gestión del sufrimiento, en la paciencia, en la confianza…todo suma y es la diferencia muchas veces entre la satisfacción y la insatisfacción (que injustamente nos autoaplicamos los corredores cuando no acabamos en los tiempos que queríamos) y que nos hace olvidar que cada entrenamiento y cada carrera deben ser en sí mismos motivo de celebración.
¡Salud@s!
 

El placer del trabajo bien hecho.

10 comentaris:

Ana ha dit...

Gran cronica mestre! De todas ellas aprendo cosas :-)

¡A seguir volando, máquina!

xavi royo ha dit...

molt be Ferrean ets un crack, cada dia els que volem seguir els teus pasos aprenem coses de tu, et un gran corredor, pero per damun de tot una gran persona.
Al final no vaig venir a Tarragona, vaig portar uns dies molt fatigat, abans del km vertical on vaig fer 8e, i la recuperació per vindre el diumenge seguenmt a tarragona no va ser la que mesperava, aixi que vaig decidir no venir, ara e parat un poc de corre, penso que manira bé uns dies de desconeccio, i despres del pont a tornar a donar guerra, bueno a intentar-ho.
Moltes felicitats per la gran marca!!!t´ho mereixes

xavi royo

Anònim ha dit...

Gracias a ti por todo lo que nos aportas día a día !! Una fan llamada Mármol ; )

Anònim ha dit...

Felicidades Ferran,

La verdad es que montasteis con Jaume, Juanan, Bruno,...un buen grupete. No obstante, por experiencia propia, llevando a Jaume en el grupo, correr a esos ritmos tiene menos mérito, je, je.

Saludos,

Jorge

Ferran ha dit...

Ana, tu me inspiraste el final de este post. Curiosamente el azar me ha puesto esta mañana delante de mis ojos esta frase:“I made a pact with myself to never complain about an event I've successfully finished. No matter what my finish time or pace, I will cross the line full of gratitude.”
Te juro que mi frase salió de mi, sin influencias.

Ferran ha dit...

Xavi, tot i trobar-te a faltar a la mitja crec que has fet bé en descansar una mica que la temporada ha estat mooolt llarga. Jo vaig descansar totalment 12 dies després de Boston i 12 més després de Camarles. És necessari pel cos i pel cap.
Agraeixo les teues paraules tot i que em fan posar roig. Tinc els meus defectes tot i que m'esforço en saber quins són i en no repetir-los. Ens trobem prompte per les carreteres!

Ferran ha dit...

Marmolilla, que xulo nos ha salido este post ;)

Ferran ha dit...

Sí, Jorge, sí. Jaume es generoso tanto capilarmente como en carrera :)
Un gran diésel de 1ª clase. ¿Nos vemos mañana en Valls?
Un abrazo!

XeviX ha dit...

Bon post, bona crònica, bona cursa. En la línia.
Enhorabona i a continuar.

Salut i kms!

Ferran ha dit...

Gràcies Xevi! Com va l'hivern osonenc (subLluçanesenc)?

salut i quilòmetres!