I survived to Behòvia 2009

diumenge, 12 de desembre de 2010

Being Pablo Sierra.

Vuelvo tras demasiado tiempo. Casi un mes. Y ya veremos cómo comprimo todo lo que quiero decir en una medida razonable. Eso sí, tras varios días en los que no he llorado por Marta, pero en los que he sí he atravesado un estado de estupefacción con ciertos brotes depresivo-sociales, voy a armar este post con un crescendo de optimismo –y en tarde de domingo, que tiene mérito!- que nos deje un poso alegre con el que confrontar el resto de mi y de vuestra vida que mañana empieza.

Comenzaré por el Tema, aun respetando –nobleza constitucional obliga- la presunción de inocencia, en determinados foros ha resurgido la siguiente frase: al final va a ser que Pablo Sierra tenía razón.

Un día de 1994 los teletipos anunciaron que un español había ganado la maratón Twin Cities en Minneapolis con un tiempo de 2h 11’ 35”. Era Pablo Sierra y me acuerdo perfectamente del entrecomillado que acompañaba al título: “Esto es demasiado duro. He vivido 3 meses como un monje para poder entrenar 3 veces al día y ganar aquí.” Era un discurso diferente. Me atrajo su ascetismo militante –haber conocido demasiado bien el fondo de la noche imagino que ha me conformado esta rara filia-. El mismo año quedó 2º en la SS Vallecana detrás de Martín Fiz y en 1996 corrió en NY en 2h16’. Pero la fama le vino por sus denuncias. Explicó que alguien importante en la federación española le había animado a doparse para poder formar parte del equipo nacional. Obviamente, denunciar sin pruebas es un suicidio y le zurraron bien. Hasta hoy. No sé si seguirá por Memphis, por España o dónde estará pero a bien seguro que hoy es uno de los hombres a entrevistar.

Me cuesta mucho entender la avaricia. Me cuesta mucho entender las trampas. No le veo ningún sentido al materialismo a partir de un nivel digno de renta. Pero cada cual se sabrá lo suyo…ahora bien, desde mi particular punto de vista sólo recuperarán su dignidad, quienes la hayan perdido, vía seppuku (切腹) como hizo en su día Yukio Mishima.

Por otra parte, mientras la mano invisible sigue repartiendo ostias bien visibles –no es mía la frase-, y el neofeudalismo financiero gravita sobre nuestras cabezas al tiempo que a mi Julian Assange lo encierran y Sara Palin aún no conoce a los Padres Fundadores, he seguido entrenando.

En la semana post-maratón por vez primera no necesité recuperarme psicológicamente del esfuerzo; la siguiente con las mismas pautas que las anteriores a la MCD pero en versión de 33 r.p.m. dio paso a una 3ª condicionada por la prueba de esfuerzo que debía realizar –en otro post analizaré los datos- que desembocó en una 4ª, que unida a una potente carga de trabajo, del asalariado, y algún problemilla laboral, me dejaron en 53kg. Así que decidí tirar de puente y descansé 5 días seguidos…para volver al ruedo el jueves con 15k, 4 de mil el viernes recuperando 1’, 10k ayer y hoy he vuelto a ponerme un dorsal.

Ha sido en la Cursa de Muntanya de Riera de Gaià, zona toscanesca de Tarragona donde vive, como un rey, Bigas Luna. Eran 7k y calentando me ha parecido un cross…lástima no haberlo hecho un poco más porque habría visto el muro que nos han puesto. Corto, quizás 4 o 5 minutos de subida pero totalmente rompezancadas porque después ya no vuelves a coordinar tus movimientos. Aún así he llegado a la cima en 1ª posición –y eso, amigos, no os imagináis el mérito que en mi caso tiene- y tras ser sobrepasado por otro corredor que bajaba como Dios manda he visto como se afianzaba mi 2ª posición hasta que tras una curva me vuelvo a encontrar con el Muro –había que dar dos vueltas!-. Pensando que hasta mi amigo Pau y su perro Alex me superarían, he subido con el corazón desbocado y los cuádriceps en Modo Controlador Aéreo –si hubieran podido me hubieran dejado tirado- pero siendo sólo superado por un corredor. Así que 3º overall y happier than eight, camino de los 44…pero lo mejor ha pasado en el 2º quilómetro: iba en 1ª posición, sintiéndome muy fácil, cuando en una curva tan cerrada como húmeda, he derrapado y me he ido al suelo en una espectacular caída. Un corredor que venía detrás se ha parado, me ha levantado, me ha preguntado qué tal estaba y hemos vuelto a correr. Este gesto me ha emocionado y por eso me he alegrado tanto con su victoria.

Saludos!

3 comentaris:

Joel ha dit...

Qué bonito detalle deportivo del primero... no siempre se ven cosas así.

Dioni Tulipán ha dit...

Ferran,

Por fin has vuelto !!!
Felicidades por el podio, esta vez no en categoría "abuelo".

No he encontrado nada sobre Pablo Sierra, pero han sido interesantes tus reflexiones en voy alta.

viernes series, sábado 10k y domingo carrera a tope:
Sigue diciendo tu entrenador que no te machacas lo suficiente ?!?

Sí, el detalle deportivo era bonito...teniendo en cuenta que no tan solo 'pasaba por allí'.

Un abrazo,
Dennis.

Ferran ha dit...

Joel, Dennis, sóc un sentimental i aquests detalls no tenen preu.
Dennis, actualmente dice q a Toni Flores y a mi nos tiene que frenar. Hoy sábado: 10k en 36'58" corriendo alone. Ahora mismo estoy muerto!

Abrazos!