I survived to Behòvia 2009

dimecres, 8 de setembre de 2010

El alimento de los campeones.

Habiendo decidido entrenar fuerte, es clave comer bien. Sin ánimo de llegar a un ensayo, ni mucho menos, sí que me gustaría resumir un par de artículos que he leído recientemente al respecto.

Ryan Hall, maratoniano americano de 2h6’, comentaba el otro día en su blog, sus pautas (llamadlo trucos) de alimentación. Voy a ir más allá de lo razonable y os traduzco lo más importante (como hermano de traductora espero me perdone esta intrusión).

Dejando de lado por excesivamente profesional su desayuno de carbohidratos complejos en forma de batido, sí recomendar los copos de avena o gachas. Mito derribado: no desayunar antes de entrenar. Hay teorías en el sentido contrario pero a mí siempre me ha costado rodar por la mañana en general y sin desayunar en particular.

Una de las tomas más importantes debe ser durante la media hora siguiente a la finalización del entrenamiento. Es clave para rellenar los depósitos de glucógeno: pueden servir un plátano, dos tostadas de pan de cereales o la consabida crema de cacahuete –que hoy en día se puede comprar aquí pero que sigue sin gustarme y la Nutella es trampa…-.

Sin llegar a los límites de un atleta de élite como él, capaz de comer 7 u 8 veces diarias sí que desde hace tiempo se recomienda comer cinco veces al día sin variar la cantidad que antes se comía en tres.

Alimentos básicos en su dieta: sardinas (omega3) y almejas en lata (hierro y proteínas), frutos rojos (antioxidantes, valdría el tomate), aceite de oliva y piña (antiinflamatorio), té verde (ídem), semillas de lino, nueces, y salmón (colesterol bueno). Básicamente nuestra dieta mediterránea más consumo de latas –el síndrome de la posguerra nos tiene secuestrados- y salmón.

Su nutricionista le aconsejó tomar frutas y verduras frescas antes de sus 200 gramos de carbohidratos. Esto ayuda a que el proceso de repostaje –me gusta el verbo- muscular no desestabilice a nuestros niveles de azúcar.

Y en este otro blog nos hablan de 10 grandes alimentos para el maratón. El primer consejo ya me gusta: es tan importante qué comer como cuándo comerlo.

Los 10 consejos alimenticios son:

1) Trigo sarraceno. Concepto éste que me es muy nuevo. Con su harina se suelen hacer las crepes bretonas.

2) Quinoa o trigo inca. Aquí entramos directamente en lo desconocido. Veo que en Eroski lo venden. Investigaré. En todo caso, cereal de alto contenido proteínico y sin gluten.

3) Yogurt con bífidos. No con actimiel…

4) Gengibre para las nauseas pos rodaje largo. Prescindible.

5) Sardinas y atún.

6) Coliflor.

7) Agua de coco. Gran sustitutivo de las bebidas energéticas.

8) Pepitas de calabaza. Regeneran e inmunizan.

9) Dátiles. Como sustitutos de los geles.

10) Maca, como sustitutiva del café

Sin volvernos locos, sí que podemos mejorar nuestra alimentación. Seamos veganos, omnívoros o mediopensionistas, vale la pena prestar un poco de atención para mejorar nuestro rendimiento, reforzarnos en la prevención de lesiones y vivir mejor. Que no es poco.

Saludos,

Actualizo a 8/9/2010: ayer encontré pasta elaborada con cereales de Quinoa en las tiendas de comercio justo de Intermon-Oxfam.