I survived to Behòvia 2009

divendres, 17 de setembre de 2010

Boston o botox?

La lectura de un artículo del mismo título me retrotrajo pensamientos acerca de los efectos del cardiodeporte en mi salud. Con la ventaja que al no haber dejado de practicarlo a lo largo de toda mi vida, lógicamente con sus picos y sus valles, he comprobado y compruebo sus efectos casi a diario. Y por eso entiendo a Madonna cuando se pasa el día como una loca, corriendo, pilateseando y seguramente, cuando me lea, ya bikrameándose toda. Porque es la única solución. Ya lo verás Gaga, ya lo verás.

Aunque yo, personalmente, soy más de Kylie.

Vamos por partes. En lo que respecta a la lotería genética, y tal como está el patio, no me puedo quejar. Una alopecia injustamente galopante me afectó bastante a los 20 años. Pero a todo lo malo se le pueden sacar réditos y el déficit capilar fue un anuncio aventajado del envejecimiento que se acercaba; así, pues, me pilló mucho más preparado –que a otros, debería añadir aquí, en plan rencoroso, je, je...- cuando se me ha ido asomando. Y de hecho no es tan dramático, queridos jóvenes, sólo que en lugar de enfrentarse al mismo, en una batalla imposible de ganar, hay que dialogarle. Incluso quererle. ¿Quién volvería ahora a la adolescencia?.

A día de hoy, a mis 43 años, en plena mid-life pero sin crisis alguna en el horizonte, estoy comprendiendo a mi cuerpo, bien, por vez primera. Sabiendo qué necesita. El esfuerzo es mayor puesto que ahora le doy casi diariamente una tabla de gimnasia, los sagrados estiramientos, mejoras en la alimentación –ahí estamos, costará un poco más aunque con lo aprendido últimamente ya noto cambios positivos- y con algo más aún por probar, pero la recompensa ya lo supera.

Como el subtítulo del blog explica, del 2002 al 2008 no pude correr. La rabia e impotencia a veces me llevaba a periodos sedentarios superiores a los seis meses; aún y así vigilé mi alimentación y mantuve un mínimo de actividad física. Pero mis niveles de fatiga aumentaron. Me notaba pesado y cansado. Ahora, con mis niveles de hiperactividad disparados y entrenando como hace mucho tiempo que no lo hacía, me siento mucho mejor. Incluso diría que más saludable –healthier- que nunca.

Mi madre, a su edad –que no pondré aquí porque soy un caballero, pero me tuvo relativamente mayor- es alumna de la EOI de Tortosa. 4º de alemán.

De joven tuvo una embolia y toda la vida se ha cuidado muchísimo, aunque sin practicar deporte por razones obvias. Viéndola se comprende como la inversión en salud que ha hecho toda su vida le está dando grandes réditos actualmente. Un ejemplo a seguir: en lo físico y en lo intelectual.

Así pues, no dejéis que los bisturís se acerquen a mi.

Y como os debía un poema desesperado, aquí os dejo uno que además de estar indicadísimo para con el tema tratado, debería ser de obligada lectura en la escuela pública.

Jaime Gil de Biedma, Poemas póstumos, 1968.

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

Saludos!,

PD: la sujeta de la foto, de mi generación, y que seguramente quitaré en los próximos días por que supera todos mis límites, ha optado por el bisturí y así le ha ido. Hoy buscaba gitanos rumanos por Badalona...

5 comentaris:

Clemente Alonso McKernan ha dit...

los del pp escogen asi a sus politicos para que la gente, preguntandose si este partido tiene algo decente, lea el programa electoral

Clemente A. M.

PS: ya te sigo

Dioni Tulipán ha dit...

Me cachis Ferran. Quieres atraer lectores con esta foto?. No relacionaba el Botox con esta "catalana", pero cuesta aguantarla igualmente...
Más apropiado habría sido quizás la "nueva" cara de Berlusconi, que tela, tela, tela...

Bonito artículo, y una clara demostración que es el deporte que nos mantiene jóven, tanto externa- como internamente.

Con todo respeto, pero me cuesta imaginarme verte "menos aerodinámico" :-))
Que si es parte de tu 'planta' que te hace parecer rápido incluso antes de calzar las bambas.

Por otro lado no te prometo que tu midlife-crisis sea suave a los 65 años... si bien es bueno saber que tu antecesora aun no ha llegado a dicho punto.

Sigue siendo como eres y no sabrás ni como pronunciar dicha MLC.

Ferran ha dit...

La foto no llegará al lunes...Clemente, tenemos los políticos que no nos merecemos. Y así nos va, con un partido de la ultraderecha antisistema y los democrata cristianos del Psoe. Nos agarraremos a López de Uralde con más fé que otra cosa.

Dennis, ya ni me acuerdo de donde dejé el peine. Suerte mañana y sobretodo que te vayas recuperando!!

PD: te has planteado centrarte en el mediofondo y carreras de 10k? Quizás fuera menos agresivo...

Abrazos!

Dioni Tulipán ha dit...

Vaya lucha final Mosquera-Nibali!!

De hecho, mi idea era de hacer 2 maratones este otoño para coger fondo, y después especializarme en los 5.000 que seguro que tendré más opciones de "medio destacar".
Por otro lado temo justamente que son las carreras rápidas que me lesionan, que son MAS agresivas. De hecho, hace 2 meses que no hago series ni entrenos rápidos.

A ver pasado mañana...

Anònim ha dit...

Doy fe de que la madre del autor está en plena forma. Y además es una artistaza.