I survived to Behòvia 2009

dimarts, 13 de febrer de 2018

El oro de Melilla

Me alegré de haber conocido Melilla


1r acto: desde los días previos al 1-O vivo preso, de momento solo de indignación. El lawfare a pecho descubierto impuesto por nuestros (com) patriotas promete grandes tardes de miseria jurídica. Por ello decidí no sacarme la licencia RFEA y renunciar a participar en los múltiples eventos internacionales que este año tendrán lugar en España. Ya no soy de los vuestros y la desilusión ha derrotado a la ilusión de luchar por las medallas al máximo nivel.

2º acto: tras la media de Tarragona comencé a encontrarme en un nivel de forma excepcional. Salir a correr y sentirme deslizar ligero y veloz, sin límites. Un entrenamiento de 8k a 3’30” más 2 miles en 3’15” me decidió a cambiar de estrategia; iría al máximo de campeonatos de España posibles y en septiembre, a Berlín. 

3r acto: es domingo 14 de enero y tengo para mí toda la pista, todo el estadio donde se celebrarán los juegos del Mediterráneo en junio. El día anterior trabajé de 7h a 21h30’ y, cansado, me pregunto el porqué de un señor de 50 años madrugando en festivo para hacer 6 series de mil y de 200. Y con mi respuesta me convenzo: quiero dar lo mejor de mi porqué me motiva, me da la vida. Querría ser Emily Infeld, ser una Bowerman Babe.


Debut con el ATE, vuelvo a casa


20 de enero: siento mi viaje a Melilla con gran curiosidad. Casi como si fuera a Etiopía, por lo exótico. A las 17h es el campeonato de España de media y pasarme la mañana trabajando me ha ido bien para contener la presión. El viento susurra fuerte en el levemente desvencijado Parador de Melilla y se impone una estética Galen Rupp: mallas por encima de la rodilla y camiseta suelta. Gorra hacia atrás.
A la hora bajo a la salida, caliento, saludo a unos cuantos –quienes serán 2º y 3º absolutos- y cuando me cuentan que habrá una liebre para las chicas a 3’30” decido ir con ellas.
Desde que soy mayor uno de mis objetivos prioritarios es no matarme en las salidas, ir con tiento. 

Lo pongo en práctica con un ojo en las chicas, que no se me escapen. A los pocos cientos de metros ya las he pillado pero noto que el ritmo me es incómodo. Pasamos el mil y no miro el reloj, no va a servir de nada bueno hacerlo. Llegamos al 2k y oigo -3’27” ¡demasiado rápido!- y decido desengancharme (luego descubriré que pasamos el mil a 3’20”). Ahora toca gestionar la soledad sin agobiarse; me pasan unos cuantos grupos pero no me engancho, no vamos a ritmos similares.

No se me operen de estética, corran


Son 2 vueltas de 10k y pico así que en esta primera vuelta toca aprenderse bien el circuito. Tengo claro que cuanto mejor lo conozca más rápido iré. Mi subconsciente sabrá donde está en cada momento y en consecuencia mi cerebro no entrará en pánico dándome malas órdenes para mi rendimiento (y positivas para mi supervivencia).

Aquí los buenos


Transcurre la primera vuelta y me siento bien, creo que voy el primero de mi categoría pero no estoy seguro del todo. Sigo sin mirar el reloj. Voy a un ritmo alto, comienzo a adelantar a atletas que se habían ido por delante en los primeros kms y entro en un bucle de optimismo. Adelanto, me encuentro bien, adelanto…hasta que quedan un par de quilómetros y a unos 150 metros veo a 3 atletas. A uno lo cazo rápido y a los otros dos creo que no voy a alcanzarles. Callejeo, saludo a la estatua de Fernando Arrabal –¡hablemos del milenarismo!- y encaro la meta atrapando a otro de los 3. Observo que quien me antecede aparenta unos 50. Sin creérmelo del todo –que le atraparé- voy acelerando y en el último metro le adelanto –ahora soy un poco más Emily-. Nos saludamos, nos preguntamos la edad –él, M45-, nos alegramos y seguimos. He hecho un Mo Farah en toda regla, con un pico final a 2’27” el mil según Garmin. 1h16’22”.

Sin saber qué lugar del podio ocuparé espero junto a mis dos compañeros a que nos llamen. Tercero, segundo…ahora sí, meta conseguida. Campeón de España de Media maratón M50. Not bad for a separatist

Oro en mi primera carrera con el ATE. No podía ofrecerles mejor recompensa a todo lo que he recibido en estos primeros meses de militancia afectiva.

¡Saludos!

4 comentaris:

Rafael ha dit...

Felicidades¡¡¡, a veces los sueños se cumplen y todo...campeon de España...casi nada...que tio...

Respecto a correr con España o no, puedes hacerlo o no, tambien puedes ganar carreras populares, no es una cosa tan imprescindible como si le pasa a Killian Jornet, que si renuncia a correr con España pierde pasta y patrocinios.

Sigue dandole e inspirandonos¡¡¡.

Un abrazo¡¡¡.

Antonio Perea ha dit...

¡¡Felicidades por ese oro más que merecido!!

Sobre tus temas políticos, te queremos igual aunque seas separatista jeje. Lo importante son las personas. Ni banderas ni fronteras como decían en los 80.

Un abrazo y que nada se tuerza esta temporada.

Dioni Tulipán ha dit...

Ferran, Ferran...

Por lo difícil que es mantenerse, pasados los 45, y tú no haces más que mejorar. No sé cuántas veces me he quitado el sombrero ante tus retos conseguidos, y seguiré haciéndolo.

Ara com molt honorable campió d'Espanya!! Déu n'hi do!!

Tú nos das, con cada entrada en tu blog, una esperanza nueva de poder seguir soñando con futuros éxitos personales... Parece que solo es ponerse.
¡Qué no se apague nunca esta llama!

Un abrazo,
Dennis.

Ferran ha dit...

Rafael, Antonio, gracias por vuestras palabras y felicitaciones; me animan a seguir contando mis batallas atléticas. Soy consciente que decir que no voy a correr por España no tiene importancia ni repercursión ninguna, sobre todo para España (incluso como selección de atletismo veterano) pero sí que lo cuento porqué sé que me lee gente de todo el país, no mucha pero si muy válida, que tras años tendrá una idea de como soy y como el relato que os cuentan no tiene nada que ver con la realidad de aquí por eso lo explicito.

Dennis, gracias también. Cuando nos conocimos estaba al inicio de mis 6 años lesionado así que sabes perfectamente el secreto de mi motivación. Espero correr hasta expirar, en unos años me veo preparando una gran competición anual -busca Tarawera, por ejemplo- pero vaya, de momento, 2/3 años dándome toda la caña del mundo también lo veo.

Como dicen los anglosajones,

Yours in running!