I survived to Behòvia 2009

dilluns, 26 d’octubre de 2015

Semana 2 de 12 de preparación para la Marató Costa Daurada.



Entrenamientos de la semana: del 19 al 25 de octubre de 2015.
Bansky


Día semana
Mañana
Tarde
Observaciones
Lunes
16’7k (4’24”)


Martes
15’8k

8 x 500 cuestas
Miércoles
17’3k (4’36”)


Jueves
8’1k + 4x(1k-1’-500 (1’45”) -1’) +1’8k

3’30”7-1’43”-3’19”7-1’40”-3’18”4-1’42”-3’13”-1’39”
Viernes
Kipsang
10’5k

Sábado
15’1k


Domingo
9’8k + 5k Reus + 3’5k
17’8”6
3’22”4-3’28”4-3’33”6-3’22”6-3’21”8
Total semana
111k



Mientras la Behobia, la gloriosa cita anual, se vislumbra en el horizonte, uno se va transformando en maratoniano.

Alargando tenuemente cada sesión se van alcanzando los objetivos previstos, siempre calculadora en mano, ahora sí. Tengo por estudiado que la adaptación al kilometraje exige tanto física como psicológicamente. Personalmente mucho más la variable mental que la física puesto que aguanto muscularmente bien pasar de los 100k pero me cuesta mucho más sumar (half monk) la media diaria, que debo cumplir sin faltar un solo día si quiero alcanzar la cifra prevista sin doblar.
Y mientras llego al momento de doblar los días van cayendo irremisiblemente uno detrás de otro, el tiempo se acelera y uno casi se siente en un día de la marmota asfaltero y picador.

La semana ha estado más que bien. El lunes rodé a placer y alegre. El martes me pusieron más que firme con 8 x 500 con 300m de cuesta iniciales en los que llegué a mi límite. El miércoles volví a sumar quilómetros, sin mirar el reloj, que también fueron alegres y bajo un cielo anaranjado y mágico. Jueves de viento y sol pestosos en el que cumplí con los miles y viernes de pesas y rodaje, leve, posterior.
Y como el domingo competía para romper con 3 meses y medio de abstinencia y foguearme de cara a la Behobia el sábado fue de rodaje suave. La competición fue un 5.000 de sabor medio. Me costó ir a ritmos relativamente asequibles (aquella sensación de que vas mucho más rápido de lo que realmente vas) pero sumé 10k antes y 3 después para cumplir con las cifras. Y acabé diciéndome a mí mismo que qué quiero más, casi cumplo 49 años y estoy disfrutando como nunca. Pues eso, que somos inconformistas y queremos más pero hay que saber ver bien tanto el bosque como los árboles.

Fuerza y honor kalenjin.

¡Salud y quilómetros!





1 comentari:

Dioni Tulipán ha dit...

Ferran,

Conozco poca gente tan deseosa para llegar a los 50 años :-))
Buenos entrenos!! Siempre me sorprende tu facilidad de llegar a tan altos kilometrajes...y además a estos ritmos.

And just for fun (no hard feelings :-)
http://www.youtube.com/watch?v=V68SMFrpFt8

Un abrazo,
Dennis.