I survived to Behòvia 2009

dilluns, 16 de desembre de 2013

Hacerse un Kipsang.


Leer a Renato Canova siempre es un placer. No solo descubres las nuevas tendencias acerca de la ciencia del entrenamiento del maratón sino que explica mil detalles diversos, especialmente de Kenia. De él aprendimos el porqué de la multiplicación de atletas en ruta versus la pista (la anécdota del atleta que corrió en 12’54” los 5.000 con un balance de 200€ de ingresos -por quedar noveno en el meeting- y unos gastos de viaje de 900€). Otro día leí un interesantísimo artículo en el que analizaba el récord mundial de Wilson Kipsang en Berlín. Comentaba que era uno de los atletas con la cabeza mejor amueblada y que se tomaba muy en serio sobre todo, además de lo obvio para correr en 2h3’, el entrenamiento invisible. Y ponía como ejemplo que tras cada maratón se encierra en el gimnasio –del centro de Lornah Kiplagat- para recuperar lo antes posible la fuerza perdida. Y de ahí saqué la expresión que titula este post: Hacerse un Kipsang. Y lo asocio con ir al gimnasio más veces por semana, para realizar mi circuito de fuerza de piernas y brazos a la par que procuro esquivar las miradas idas de los ciclaos que pueblan nuestros modestos complejos, al día siguiente de una destructiva media maratón. A mí, me funciona.


¡Con estos fieras me queda un telediario!


Así que tras recuperarme de la gripe intestinal tracé los entrenamientos de la semana con el objetivo de llegar a la media maratón de Salou en condiciones. Y salió bien. Tras 4 días de baja y los diez anteriores de malos rodajes, vómitos y debilidad, el sábado 7 salí a andar 90’ con el único objetivo de desanquilosarme de tantas horas de chaise longue. El domingo fue el primer día de rodaje, solo 8,2 quilómetros de tonificación muscular.


Comunicació no verbal


Y ya la semana, fue:

Lunes, 10’9 quilómetros y sesión de gimnasio (un Kipsang).

Martes, test de confianza de 2 series de 2k en cuesta (Llorito para los cercanos) rompiendo por vez primera la barrera de los 8 minutos. Estaba listo. Sesión de PreHab.

Miércoles, otro Kipsang a las 6h30 y 12 kms de rodaje a las 19h.

Jueves, rodaje de 14’7 kms con 6 a ritmo de maratón (3’45”).

Viernes, 10,5 kms.

Sábado, 11’7 kms con desnivel.

Domingo, 3º en la Media Maratón de Salou con 1h14’19” (34’22” en los 10k).

Un total de 101’9 kms, 2 Kipsangs y un Salazar (preHab). Muy recuperado y animado de cara a las 3 semanas clave que ya han comenzado. En carrera no miré ni una sola vez el reloj, corriendo por sensaciones –que en ocasiones eran de duda por si me estaba pasando con el ritmo- y con la agradable sorpresa de pensar que iba 4º siendo en realidad 3º, enterándome en el 18.

Os dejo con un video-homenaje a Wilson Kipsang, Marathon man. Wilson, tu sonrisa nos marca el camino.


Wilson Kipsang - Marathon Man from SCC EVENTS on Vimeo.

¡Saludos!

3 comentaris:

Josep Cepero ha dit...

Molt graciós això de fer-se un Kipsang. Ho posaré en pràctica jo també, a vore si així puc baixar de les 2h03'... jejeje... En què consisteix la sessió de PreHab?? Supose que està inspirada en Alberto Salazar, el maratonià i entrenador del Projecte Nike Oregon, no??

Per cert, molt bona Mitja després de tots els hàndicaps pels què havies passat.

Ferran ha dit...

Disculpes Josep, pel retard. Al final d'aquest post tens informació sobre PreHab i el lloc on la fem. I sí, és importada directament d'Oregon.

Salutacions,

Ferran ha dit...

I aquí el post!: http://nocorriguesmassa.blogspot.com.es/2013/09/ready.html