I survived to Behòvia 2009

dimecres, 24 de juliol de 2013

Mi vida sin mi (TV ni ADSL).

Las bicicletas son para el verano


Ahora que ya somos un Tour más mayores, una vez más el ecuador del verano llega con los Campos Elíseos. Y el recuerdo de otro Tour queda anclado, al mismo tiempo que comienza a desintegrarse entre las brumas de nuestro cerebro. Ni la plaga del dopaje puede en su totalidad con nuestro sofá y disfrute.

Márqueting deportivo
 Y como mi vida atlética solo transcurre, que no es poco, lo único interesante que tengo que contarles son mis lecturas deportivas, favorecidas por la falta de TV.

Recomendable al 100% y más en tiempos del Tour, regalo perfecto para cualquier aficionado al ciclismo, es, sin dudarlo, Mañana salimos, un cuadro del ciclismo de los años cincuenta magistralmente escrito por Jean Bobet, hermano y coequipier del primer tricampeón del Tour, Louison Bobet. Además del valor añadido de la licenciatura en Literatura inglesa de Jean, observamos en sus múltiples anécdotas y hazañas lo poco que ha cambiado la épica y la miseria. Del dopaje a la figura del manager, de los amaños a los fisios. Leer el capítulo dedicado al Mont Ventoux el mismo día que se celebra la etapa ya es de sibaritas.





Loving vintage




Otro volumen que llevaba demasiado tiempo en mi estantería es De qué hablo cuando hablo de correr. Ahora que todos corremos cada uno encontrará sus propias respuestas, quizás algunas preguntas, a los porqués. Me identifico absolutamente con el concepto de correr de Murakami. Una forma de vida, en definitiva, que nos permite afrontar otras facetas de la vida como si también fueran carreras, entrenamientos. Paradójicamente nos explica cómo nunca animaría a nadie para que comenzara a correr y escribe un panfleto, en el sentido más positivo del término, que exhorta a correr a cualquiera que lo lea. A esa anónima persona que existe en algún recóndito lugar y que aún no corre.  


¡Saludos!
 


2 comentaris:

C.A.Francoli ha dit...

Yo también soy un fanático del Tour. Lo tengo ya unido al verano y a las tardes de sofá con mi padre. Ahora comienzan a aparecer dopings de Jalabert, Olano, Durand, Cipollini.....Toca los cojones, quizá ya se rebusca demasiado no??
El libro de Murakami me encantó. Como todos los que escribe, vamos. Peio

Ferran ha dit...

Desde Arroyo en el 83 que habré seguido casi todos los Tours. Somos unos afortunados por ello. Y los recuerdos con tu padre...patrimonio emocional forever.
Abrazo!