I survived to Behòvia 2009

dijous, 10 de gener de 2013

MCD, 5 de 5.

Desi, 2014 será.
El otro día, hablando con una amiga, me sorprendió que creyera que yo era un fanático de la nutrición. Ni me peso diariamente ni soy demasiado estricto en las comidas. De hecho, de calificarme, me pondría un 6 siendo lo más grave que hace un par de años me habría puesto un 7…creo que ahora como peor. Pocas legumbres, pocas verduras, bastante fruta y muchos hidratos vía pasta, arroces y pan. Intento comer más o menos equilibrado aún siendo muy consciente de mis déficits antes mencionados. Eso sí, me he quitado de la coke y de la bollería industrial pasándome al croissant de horno que consumo casi a diario. Si peso poco creo que es porque en mi casa de siempre hemos comido cantidades muy pequeñas y este es un tema de hábitos adquiridos, además del mucho ejercicio que hago lógicamente. Por eso me sorprendió, agradablemente, la lectura de un artículo de la nutricionista y atleta de élite Emily Brown. 



Emily Brown
Leyéndola, y no entraré por pura pereza en la locura de contar calorías gastadas con fórmulas casi imposibles, me di cuenta que a pesar del bien (6) hay cosas que sí hago bien. Me refiero a alimentarme en función del entrenamiento que voy a hacer. Tengo la suerte de poder comer a horas no fijas así que muchas veces voy comiendo a lo largo del día, hasta 4 o 5 veces. Dice Emily Brown (Campeona de Cross USA en el 2009): “Mi relación con la alimentación es muy simple. La entiendo como la herramienta clave para optimizar mis entrenamientos, alimentándome en función de los mismos por lo que le doy muchísima importancia a qué ingiero antes, durante y después. 
 


¿Volverá locomotoro?

La nutrición tiene un efecto acumulativo, justo como el entrenamiento. No puedes alimentarte un día muy bien y los otros seis muy mal.
Y dada la multiplicidad de información que sobre el tema se puede encontrar, hay que recordar, para no volverse loco, que estamos hablando de algo que depende de tantas variables que no hay nada que pueda funcionar en general sino que debe adaptarse a cada persona en concreto. La fórmula ganadora será aquella que mejor se te adapte a tu vida y te permita ser un corredor sano, un corredor feliz.”

Así que tirando de sentido común planifiqué mi segundo Canova’s day de la semana. A las 7h45 dos tostadas con un café con leche de soja y a las 9 a rodar 21k, 15 fáciles y 6 a 3’45”. Al llegar a casa, un arroz con leche y una hora después tortilla de jamón serrano, queso manchego tierno y dos grandes tostadas con pan con tomate. Un plátano y dos mandarinas. A la hora otro plátano y mientras tanto ir bebiendo agua. Y a las 15h30’ salí a rodar otros 10k más 4 series de 2k recuperando 2’. Casi 39k en unas horas y las piernas, aún sufriendo, bastante bien. Y al llegar a casa una buena merienda más cena, pasta, más pronto que tarde.
 

La importancia de la faja abdominal...

Los entrenamientos de la última semana de carga fueron:
Lun, 31: 1r Canova’s day, ver post anterior.
Mar, 1: 11k.
Miér, 2: Rest.
Juev, 3: 18k.
Vie, 4: 13k.
Sáb, 5: 11k
Dom, 6: 2º Canova’s day, arriba descrito.

Para un total de 119k, que es mi mejor marca.


Ahora ya, bajando escotillas y notando como la fuerza va apareciendo en uno, a poco a poco. Aunque algunos me digan que me saldré, cosa que por otra parte agradezco, a la distancia de la maratón le tengo mucho respeto. Y no doy nada por sentado ni ahora que he acabado con el periodo de carga, estando ya en el disfrute de la descarga, con sus menos quilómetros y sus menos, relativos, esfuerzos. Me he dado demasiadas ostias contra el muro y aunque llegue en mi mejor forma maratoniana, forever, habrá que gestionar bien cerebro y músculos en pos del objetivo: sub 2h40’.

El trío leyenda
Eso sí, esta vez no tengo nada de miedo y la mente muy abierta. Contando con dos o tres liebres –aperitivo dominical que sus habéis ganado- que nos llevarán hasta los 25k, ya he decidido correr sin reloj alguno. A pecho descubierto como corrí en la Behobia. Por sensaciones para que ningún dígito me despierte la autocensura. Y solo esta experiencia ya me pone. Me apetece.

Tras haber recorrido el circuito definitivo en coche, el lunes publicaré un post comentando el mismo.
Solo faltará que los Dioses nos regalen con un día fresco (-10 grados) y, sobre todo, sin viento. Si a cambio debe de llover que lo haga con moderación.

Bendición y buenas noches.

PD: empieza el run-run (nunca mejor dicho) de Boston 2013. De momento ya han firmado todos los olímpicos norteamericanos en Londres con la excepción de mi Desi, que está lesionada. Tras haber ido dos años consecutivos cierto hormigueo se adueña de mí al ir leyendo el crescendo de noticias. ¿Os acordáis Fernando M y Jordi F? ¡Volveremos!
 

 

4 comentaris:

Franfri ha dit...

Yo me pondría un -1 en nutrición, y no te doy detalles, buufffff.

Boston 2013, maadre mía... he tenido que hacer algunas preguntas de emergencia al enterarme de la salida que se avecina ...

Un abrazo

P.D. Meb parece Usain Bolt answering questions, más que muchos spanish runners

Anònim ha dit...

Hosti Ferran dos Canovas day en una semana!! Esas series finales han de hacer pupa en las piernas eh?? Como tú tampoco entiendo mucho de nutrición, atiborrarse a pasta (por gusto, of course) y poco más. Tenemos suerte de ser unos pesos supermosca en el cuadrilátero, pero nunca le he visto sentido a privarse de unos donuts o similar, por una pírrica mejora de segundos (en nuestros niveles de pros poligoneros). Peio

Anònim ha dit...

Y hablando de Boston......el año pasado no estuvimos allí pero aún recuerdo sufriéndolo delante del ordenador con preocupación.
Que te parece el estreno de Sergio Sánchez allí, y su anuncio de salir al sub 2H10?? Ego desmesurado o bravuconeria de barra de bar propia de algún bar de León?? El asfalto dirá. Peio

Ferran ha dit...

Franfri, ya estoy tenso esperando la entrevista al gran Meb XD! Viendo tus platos en el Fb no diría yo que sacas un 1...los pucheros, las pizzas y los fritos de vez en cuando suman como healthy food!

Peio, me apropio de lo de pros poligoneros! En las series estaban como hinchadas las piernas, costaba moverlas! No sabía lo de Sergio Sánchez, habrán encontrado una cecina indetectable, je, je...y espero que pueda ir en tren al maratón, ya sabemos lo de su alergia a los aviones...

¡Saludos ámbos!