I survived to Behòvia 2009

divendres, 9 de juliol de 2010

Paula Radcliffe corre 10 quilómetros en 45’35”...



…en su séptimo mes de embarazo! En la foto con su hija Isla, de cuyos genes esperamos mucho (su padre, Gary Lough, 3’35” en 1500!).

Dicen voces expertas que si Beckam hubiera sido calvo no hubiera pasado de jugar en el Albacete; puedo afirmar que si Paula Radcliffe (1973) hubiese sido hombre, sería tan conocida, around the world, como Cristiano Ronaldo.


Sinceramente, creo que su marca de maratón en Londres de 2h15’25” –mejor marca absoluta en el Reino Unido en el 2003- sigue sin ser valorada en su justa medida, así como sus actuaciones atléticas en su ya longeva carrera.


Centrándonos en el maratón, siempre me ha parecido triste que se hayan reconocido mucho más sus derrotas, pocas pero significativas y siempre debidas a causas físicas muy concretas, que sus victorias, sus marcas, en definitiva, sus revolucionarios logros atléticos.


UN POCO DE BIOPIC.


Campeona del mundo junior de cross en 1992, Paula rozó el pódium en los JJOO de Atlanta (5ª en 5.000) y Sidney (4ª en 10.000). El año 2002 debuta en maratón (2h18’56”) en Londres y se queda a 9” de récord del mundo tras correr la 2ª media en 1h7’. En octubre del mismo año rompe el récord con 2h17’18’’. Y el mes de abril siguiente consigue su marca de 2h15’.

Un mundial de maratón en Helsinki –no decíais que no resistía la presión? – y 3 victorias en NY la contemplan.

Paula, que pasa el invierno en la altitud de Alburquerque, Nuevo México y los veranos de Font Romeu – en ocasiones, ve a Kilian-, ha sido siempre una jabata front runner con muy mala suerte olímpica.










Se aprende mucho de su luchador carácter leyendo su autobiografía, My story so far y se explica el porqué de mi admiración infinita por esta gran atleta. Nos remite a la época más británica del

atletismo; reino del fair play y nos permite observar muy de cerca lo complicado del quehacer diario de una atleta de élite.


En el verano del 2012 tendrá 38 años:la misma edad que tenían Carlos Lopes y Constantina Tomescu cuando fueron campeones olímpicos en LA y Beijing respecti

vamente. Paula lo sabe; yo lo sé. El universo sabe cuánto nos es necesaria una dosis de justicia poética.

No todo debe ser el caos y el abismo.