I survived to Behòvia 2009

diumenge, 15 de gener de 2017

El índice de gozo, que está por las nubes.

Y 3 años después seguimos disfrutando al máximo


Ya en capilla siento la paz zen y mística de tantos kilómetros hacia un faro, mitológico, que nos permite jugar a ser Dioses deslizándonos sobre un Mediterráneo tan azul y brillante que logra disimular tanto dolor acumulado en sus aguas. 

A una semana de mi próximo maratón me siento más tranquilo que nunca. He hecho el trabajo duro y necesario disfrutando intensamente del día a día. Ya solo queda una semana de atención a los detalles. De comer y dormir bien, de abrigarse, de esforzarse lo justo y de prepararse mentalmente para optimizar la carrera. TheSpedding’s moment. De sentir como cada día fluye en mi cuerpo la energía acumulada durante tantas semanas.

On the road again


Quizás sea la edad pero cada vez más me quiero aferrar a este modo de vida. Fijar un objetivo y esforzarme para conseguirlo sabiendo que ahí, en el camino, estaba la meta, el equilibrio, el gozo. Luchar por dar mi mejor versión y análogamente trasladar ese espíritu y ánimo a mis otras vidas. Frente a una sociedad cada vez más líquida –Q.E.P.D.- de la que tantos tarotistas emocionales, canallas quizás inconscientes quieren sacar provecho, el correr me marca mis valores y mis principios. Aprendo de mi hermandad kalenjin, que me hace mejor persona, además de mejor atleta.

En cada ciclo específico hay un entrenamiento que me produce un clic. Notas que ya estás preparado. Seguirás añadiendo matices pero la obra ya está hecha.

Volvemos al dorsal


De este periodo destacaría de antemano a la hermanad kalenjin, quienes hemos compartido fragmentos impagables de múltiples entrenamientos. Gente con la que, metro a metro, vas aprendiendo y que te devuelven la imagen de lo afortunados que somos en ese preciso instante.

Doce semanas atrás, 18k a 3’55” suponían un reto y un sufrimiento. 8 semanas después entrené con la seguridad de que lo conseguiría: 33k a 3’57”. Y lo equiparo con los 15 x 1000 a 3’30” de la semana pasada, con 200m de trote de recuperación. 45 vueltas a la pista en los que me sentí cómodo y preparado, con una biomecánica fluida con la que ni siquiera soñaba cuando 3 meses atrás inicié mi relación las poleas.



Como siempre en las grandes citas, como debe ser en las grandes Plazas de primera, correré sin reloj y sin miedo.

¡Saludos!

1 comentari:

Dioni Tulipán ha dit...

Ferran, tienes motivos para emprender con confianza este viaje.
Brutales los entrenos!!

Aun así no dudo que el día D estés igual de "focused" que siempre, más, si cabe, en modo "Spedding".

Mucha suerte campeón!!
¿Buscas un cómodo sub 2h40, o vas a por marca?

Nos vemos (te veré) cruzándonos el domingo!!