I survived to Behòvia 2009

divendres, 5 d’agost de 2016

Duelo olímpico.

¡Pecholobbing!


Uno de los grandes placeres veraniegos es salir a correr a pecholobo. Tal como ya es tradición en los USA, zapas, pantalón corto de competición y una gorra, nada más. Sintiendo el calor, la brisa y la humedad a flor de piel.

En mi caso, aumento el placer haciendo un Llorito. Mi magdalena proustiana. Voy a mis raíces, el bosque mediterráneo. Olivos, algarrobos, cipreses, huertos entre márgenes de piedra seca. Y finalmente un bosque de pino, lentamente vuelto a ocupar por las ardillas, que ofrece una generosa sombra acompañada por la banda sonora de las chicharras y cuyo olor me retrotrae, persistentemente, a las mañanas de los veranos de mi infancia.

A former Duck, tradición en estado puro


Y si hablamos del verano, lo hacemos de alguna cita con un gran campeonato -cada 4 años unos JJOO; pongámonos en pie-. Para entretener la tensa espera centrémonos en dos casi medallistas en Río: Galen Rupp y Eliud KIpchoge.

Galen Rupp.

Dejo de lado desde ya la polémica con el NOP de Alberto Salazar, Galen, el atleta norteamericano más controlado el año pasado, lleva desde el año 2000 preparándose para esta cita y cumpliendo paso a paso con todas las expectativas, muy altas, que sobre él se tenían. La plata de Londres 2012 en los 10.000 no era la cima, la posibilidad de doble oro olímpico (el sueño que Al no pudo cumplir para sí en 1984) sí que lo será. Aunque con los jóvenes keniatas, eritreos y etíopes, además de Mo Farah y otros portentos africanos el metal estará muy caro. Una semana después se enfrentará a la maratón olímpica y allí sí creo que estará luchando por el oro.


¡Apuesto por él!


¿Qué sabemos de él? Que está en plena forma, ha ganado los Trials bajando de 28’ (recordemos que es un atleta de 26’44”) y de 60” en los últimos 400. Si revisáis sus fotos veréis que está más fino, menos musculado. Tras los dos quintos puestos del mundial de Beijing los análisis biomecánicos revelaron que su zancada se había acortado debido a su excesivo tren superior. Tomaron una decisión radical, más aún en un año olímpico y de debut en maratón –el mundo es para los valientes- y abandonaron las fuertes sesiones de pesas, ganando fluidez y flexibilidad. Su debut en unos duros Trials, calor y humedad, LA simulando a Río, fue espectacular.

Su entrenamiento ha cambiado ligeramente –desde que es maratoniano suele entrenar en solitario- añadiendo kilómetros, muchos, por encima de los 200 y manteniendo sesiones de velocidad. Se ha revelado una sesión de 32k a 3’/3’5” y a la semana siguiente 20 x 200 a 26”.

Eliud Kipchoge.
Contamos con la inmensa suerte de disponer de un corresponsal y embajador de buena voluntad en el valle del Rift –Marc Roig- quien de primerísima mano (tanto como marcarle el ritmo los primeros 1.200m de sus series de 2.000) nos ha explicado cómo entrena y cómo está el gran Eliud Kipchoge, el alma gemela de Galen.

Al igual que el de Oregon, Eliud proviene de un pasado exitoso en la pista y un presente excelente en la ruta que le ha llevado a ser actualmente el mejor maratoniano del mundo con una peor marca de 2h5’30” y la mejor, 2h3’5” en Londres este mismo año. Con más experiencia en ruta que Galen, Eliud también lleva toda su vida con el mismo entrenador: Patrick Sang. La fidelidad recompensa.

Derrotó con 18 años a Kenenisa Bekele (quien correrá en Berlín tras ser injustamente no incluido en el equipo etíope de maratón) y a Hicham El Guerrouj en aquel 5.000 de París en el 2003. Un bronce en Atenas 2004 y una plata en Beijing 2008, ámbas en 5.000, alimentan sus ganas de oro, de la gloria olímpica.

Aquel verano del 2003




El grupo de Eliud en Kaptagat Iten está formado por unos 20 o 30 atletas. Lo que más llama la atención a un foráneo es que para su nivel no realizan los entrenamientos salvajes que nuestras calenturientas mentes imaginan. Cada martes series, cambian su estructura pero se mantienen fieles a su volumen -15/16k- y las recuperaciones: 150m andando y 50m al trote. Por ejemplo, 8 x 2k a 5’50”. 

Y los jueves, alternativamente, 30k o 40k. Con contadas excepciones, a ritmos de 3’30”/k (asequibles para un atleta de 2h15’ en maratón). Ahora bien, de vez en cuando 40k a 3’20” (2h12’). Por lo tanto vemos que no se machacan hasta morir sino que es gracias a su constancia junto a su estilo de vida y talento como consiguen, algunos, correr en 2h3’/2h4’. De la profesionalidad de Eliud –otro paralelismo con Galen- no hay ninguna duda como se atestigua en este artículo.

¡Kalenjis!
Disfrutaremos estos días venideros de los JJOO, del salto de trampolín, del vóley playa y de la esgrima, volaremos junto a Mario Mola acordándonos de Gómez Noya, vibraremos con Shalane, Emma y Evan…apoteosis varias que nos conducirán al día señalado, el domingo 21. El día en que viviremos este épico duelo y mientras recordamos con nostalgia a Sammy Wanjiru resolveremos la duda.


¡Saludos!

Hard work and focus