I survived to Behòvia 2009

dilluns, 27 de febrer de 2012

Road to Boston 1/8

Locomotoro Hall, we'll miss you next April

Lunes, 18 de abril del 2011. Patriot’s day en Massachusetts. Hoy es el día de la 115 edición del clásico entre los clásicos: the Boston’s marathon.

El subidón es increíble. Acabo de chocar mi mano con la de Ryan Hall (quien es, a su vez, un tsunami de adrenalina que se retroalimenta con el rugido de todos los que estamos ahí y que salta, a modo de calentamiento, como un masai en plena celebración de la fecundidad de la tierra). Momentos antes he estrechado mi mano con la gran dama (nunca, una frase tan manida, había encajado tan bien) del maratón estadounidense, Joan Benoit, 1ª campeona olímpica de maratón en LA 1984, quien durante el canto del himno estadounidense ha ido retrocediendo lentamente. Sabio movimiento que tardaré en valorar.

Ah, ¡el himno! Ni el anarquista más ferviente se quedaría incólume ante el canto de un colosal negro, quién sino, en el momento previo al disparo de salida.
A las 10 en punto, con 3 grados centígrados y un ligero viento de espaldas (del que los que no lo vivieron han hablado demasiado) un yo eufórico emprende la maratón. Los primeros quilómetros descienden y el ritmo, a pesar de ir con el freno de mano puesto, es demasiado rápido pero si en algún lugar uno debe arriesgarse es en un escenario como este. A lo largo de la calzada, gentes de toda edad, arrumban el frío con mantas y bebidas calientes mientras sin solución de continuidad  nos animan sin parar.
Mi idea era la de rondar las 2h 40’, objetivo ligeramente osado, pero que creía merecer. Una anemia en febrero y algunos errores durante la preparación –demasiadas tiradas, demasiado largas y demasiado rápidas- y otros en los días previos -no descansar y comer mal- jugaban en mi contra pero eso, entonces, no lo sabía.

Tras pasar los 5k en 17’40” y los 10k en 36’30”, las sensaciones eran incómodas y el haber salido en 1ª línea un error para la moral. Constantemente era adelantado por otros corredores. En la media (1h19) ya era consciente del sufrimiento que me venía encima aunque, por suerte, ignoraba su magnitud. En el 30 era un walking dead. Incapaz de correr un metro más, 12 quilómetros era una quimera. Resistí como pude el envite y crucé la meta con 2h57’, donde enseguida me enteré de que habían batido el record mundial y que Hall había corrido en 2h4’58”. Mucho más tarde pude ver la carrera en DVD y os puedo decir que fue, sin dudarlo, la maratón del año.
Mi táctica para este año: si me queréis, irse!

Este año vuelvo y espero que a la 3ª sea la vencida (en 1995 corrí en unas, también, sufridísimas 3h9’ tras el final de un largo viaje por los USA). Para el 2012 sigo siendo muy ambicioso (mi sueño es un sub 2h42’ y un top ten de mi grupo de edad 45-49) y estoy intentando entrenar de la forma más inteligente posible. Y aquí os voy a describir mis últimas 8 semanas de preparación hacia Boston.

Tras un otoño-invierno en el que he mejorado mis marcas de esta 2ª etapa atlética hasta los 33’38” en 10k y 1h14’36” en media con algún Cross más que satisfactorio, he invernado competitivamente durante enero y febrero para refrescarme mentalmente aunque haya seguido entrenando, con más ahínco, si cabe. He conseguido una sorprendente rutina en los entrenamientos que me ha llevado a límites que nunca antes explorado. Y eso, en sí mismo, es la ostia. Llevo 7 meses promediando 90 quilómetros a la semana. Desde enero piso la pista semanalmente y he acabado estructurando un entrenamiento semanal, en el que casi no consigo encuadrar el gimnasio y que se desmenuza así (de paso os pongo los datos de esta semana que hoy acaba):

Lunes, regeneramiento largo, sobre unos 14k.

Martes, alternativamente, hago series en cuestas o rodaje con 7/8 puertos urbanos de Tarragona.

Miércoles, series. Esta semana, como me levanté anglosajón y sentimental, me marqué 5 x 1 milla, recuperando 1’: 5’25”-5’24”-5’22”-5’24”-5’15”. Procuro alternar series rápidas (hasta 400m) con series más largas (de 1k a 3k) aunque una de mis sesiones favoritas sea de 2x 1k más 10x400.

Jueves, regenerativo corto: 11k.

Viernes, rodaje que acaba con series largas en el Boston simulator (circuito rompepiernas de 3,1k) por debajo de 4’/k. Fueron 17k.

Sábado, regenerativo corto. 10k.

Domingo. Rodaje largo (pero no tanto como el año pasado) de 24k, de los cuales los 12 últimos en el Bs Sim, acabando los penúltimos 3k en 3’54” y los últimos 3k en 3’49”).

Semana de 103,3k que sigue a otra de 106,3k. Mi record mundial de siempre. Más frikie aún: no he parado de entrenar des del 9/1.

¡Salud@s!

4 comentaris:

Franfri ha dit...

Te seguiremos y apoyaremos en este camino hacia Boston. Todos mis ánimos y apoyo. A por ese sub 2h42

Un abrazo

XeviX ha dit...

Molt bona entrada Ferran.
Et seguim en aquest repte, i espero que assoleixis l'objectiu marcat.
Sort, salut i kms.

Guillem ha dit...

La Catedral de la Marató, l´única a que s'ha d'accedir acreditant marca.
S'ha de córre algun cop, no??

Però per a tu serà la 3a, i a la tercera va la vençuda!!

A per les 2h42'!!

Ferran ha dit...

Franfri muchas gracias! Felicidades a ti por tu nuevo paso en relación con tus entrevistas y la RFEA.

Xevi, gràcies també. Ja veus, la rutina és molt necessària per poder intentar els nostres objectius.

Guillem, un plaer tenir un nou lector comentant la jugada. Ho intentaré i menterstant ens ho passarem molt bé.

Los 3, atentos a la porra!