I survived to Behòvia 2009

dimecres, 15 de juny de 2016

Bonus track.

Casi 8h, ¡un jornal!


Recuperándome físicamente de la experiencia sudafricana y asentándola mentalmente a base de contarla y contármela, cuando todo sale tan bien, superando las altas y previas expectativas, que hasta la compañía aérea, Fly Emirates, contribuye con la calidad de su servicio. El viaje fue largo, Durban está al sur del sur (7h + 8h de vuelo sin contar escalas) y me devolvió a los tiempos del casi lujo en la clase turista. Comida excelente y posibilidad real de ocio con las pantallas individuales de alta calidad para cada pasajero.

Y la vida les recompensó por vivirla

Así que además de leer y leer hasta cansarme también pude ponerme al día con dos películas excelentes (Spotlight y The walk) así como encontrarme con dos joyas que espero rompan el techo habitual del circuito de los documentales. Ambas irían unidas por un fino nexo que relaciona cierta actividad física, como son los deportes extremos y/o de resistencia con el ejercicio de la libertad personal. Y destacaría sus imágenes históricas y sorprendentes por haber sido rescatadas de los archivos personales de algunos de los protagonistas.
El principio del boom


En el primer caso –The search for freedom- vemos como unos excéntricos que adoptan sus aficiones como forma de vida se vuelven, casi sin quererlo, millonarios por el mero deseo de satisfacer sus propias necesidades (un tipo de esquí, ropa o una tabla de surf, una bici de montaña, un traje para volar…). Y en el segundo documental –Free to run- vemos a otros raritos que a finales de los sesenta adoptaron ese extraño tipo de vida que hoy llaman running y que, globalizado, se extiende sin pausa por la humanidad, quizás añorando un pasado cazador-recolector menos esclavo y sedentario. Empalmaría este último documental con el libro que ahora tengo entre manos, First ladies of running, donde las primeras sufragistas del asfalto explican como rompieron sus techos de cristal enfrentándose a todos y allanando el camino al magnífico presente y soñado futuro.

Sufragistas del asfalto


Y con un crescendo de tiempo libre, tras 2 semanas de descanso total –con la excepción fracasada de correr una media a los 6 días de Comrades- y recuperados los kg perdidos inicio muy lentamente la vuelta al ruedo. Con muchas ganas de entrenar y nulas de competir hasta el otoño.

¡Saludos!