I survived to Behòvia 2009

dijous, 4 de febrer de 2016

American Marathon Trials: el ciclo de la vida.

El día que partió la pana: 59'43"


Faltaban apenas cinco minutos para el disparo de salida cuando alguien me advirtió que iban a salir los atletas de élite. Estábamos en el primer cajón y un camino vallado serviría para conducir a algunos de los mejores corredores del mundo desde la pequeña iglesia de Hopkinton, donde se resguardaban del frío, hasta la primera línea del maratón más antiguo del mundo. Primero, keniatas y etíopes. Finos, concentrados, focused. Después, los norteamericanos. Los gritos de USA, USA, USA rugieron de entre el público atronadoramente al mismo tiempo que los atletas iban pasando chocando las manos de los afortunados que estábamos ahí. Y apareció Ryan Hall, on fire. Me sorprendió su electricidad. Su carisma iba ya a 2’45” el kilómetro y daba unos saltos, no sé si nerviosos, pero sí tan altos que pensé que gastaba demasiada energía  antes de comenzar a correr un maratón. Me chocó la mano y siguió mientras alguien cantaba (por suerte no era Marc Anthony) el himno norteamericano. Me giré y tenía detrás a Joan Benoit. La saludé, la felicité e intenté, sin éxito mantener la calma en modo fan desbocado. Un oxímoron. 3 horas después y tras mucho sufrimiento llegué a Boston. Alguien me dijo que se había batido el récord mundial. Y al poco supe que Ryan había corrido en 2h4’58”. Nadie imaginaba que había sido la última gran carrera de su vida. Y es que esta ha dado mucho de sí.

Webb y Hall o lo difícil que es ser élite


Hasta que aparecieron hace unos 10 años los NXN Cross Nationals, las Foot Locker series eran el estandarte del atletismo adolescente en los USA. Cada septiembre empiezan los croses clasificatorios a lo largo de todos los Estados y culminarán en diciembre, con la final USA en el Balboa Park de San Diego. Los mejores tienen asegurada su elegibilidad por las universidades punteras, desde un punto de vista atlético, como Stanford, Oregón, Arizona…la gloria les espera más cerca. La cosecha del 2000 aún es recordada: ganó Ritz, Alan Webb –récord USA en la milla con 3’46”91- fue 2º y Hall 3º. Solo Ritz correrá los Trials el próximo sábado 13 de febrero en LA. Uno de los datos que más me ha impresionado de RH lo comentó un entrenador que tuvo acceso a sus entrenamientos cuando tenía 17 años: “hubiera bajado de 2h10 de correr un maratón. Entrenaba mucho más duro que mi pupilo de 2h13’ ”. Los excesos de su juventud, corriendo desde los 16 años más de 100 millas semanales le han acabado pasando factura. Más aún los locos entrenamientos que siempre se le atribuyen. Hay que ser Ryan Hall para entrenar como Ryan Hall decía JC Granado, uno de los grandes entrenadores españoles.

Crioterapia con dos huevos


Pasó por la universidad sin destacar en exceso, un título en 5.000 al aire libre es poco para su bagaje. Y en el 2007, a los 24 años, estalló con sus 59’43” en media cuando nadie se lo esperaba. Entrenaba en Mammoth con el grupo de Meb y Deena (hoy, con 40 y 43 años y fuertes posibilidades de un top 3 en los Trials, que viviremos en streaming) bajo las órdenes del coach Terrence Mahon. Y empezó su mejor época. Debutó en Londres con 2h8’24” en el 2007 y en los Trials 2008 -se celebraron en el 2007 en el Central Park el día antes del maratón de NY- hizo la, para mí, carrera de su vida, marcando 1h1’ en la 2ª media por las colinas de Manhattan para ganar con 2h9’2”. Corrió el abril siguiente en 2h6’17” en Londres y en los JJOO de Beijing fue 10º, detrás de…Ritz. Dos años y medio después abandonó Mammoth, fichó a Dios como entrenador (tal como él decía) y a pesar de Boston 2011 –mi teoría es que su marca fue aún inercia de Mammoth- y entro en una deriva algo tarambana en la que alternó entrenadores –Jack Daniels, Renato Canova- con regresos frustrados y frustrantes hasta que anunció su retirada por enfermedad hace pocas semanas. Una fatiga extrema debida a déficits de testosterona y problemas de tiroides cuyo origen quizás esté en tanta tralla desde tan joven. Estuvimos muchos años esperando su siguiente barbaridad atlética que ya no llegó.

Meb for President!


Y no puedo dejar de relacionarlo, por contraposición, con su amigo Meb. Este, con 40 años, saldrá en los Trials con la mejor marca de todos. Aunque ahora vive en San Diego, a nivel del mar, sigue haciendo estadíasen altura, en Mammoth, donde duerme a 2400 metros y entrena a poco más de 1000junto a su Coach Larsen, el mismo que le entrena desde los últimos 23 años, desde que llegó a UCLA. Los atletas de élite necesitan más que nadie a un entrenador, sobre todo para que les pongan freno ya que tienden a machacarse sin límites.

Rupp volando a Río


Y como la vida continúa y a veces es un regalo, a los pocos días del anuncio de la retirada de RH, Galen Rupp anunció su debut en maratón en los Trials con la intención de luchar por algo que se le truncó a su mentor Alberto Salazar. Oro olímpico en 10.000 y maratón. Pero Río queda lejos, centrémonos en LA. GR ha corrido en 26’44” y ha sido subcampeón olímpico. Tiene 60’30” en la media de NY y los 61’20” de Portland hace un par de meses, en solitario sacándole 14’ al segundo clasificado…que podría haber sido yo ;)

¡Ese podio olímpico!


Estaremos atentos y  entretenidos. ¡Larga vida al maratón!

¡Saludos!

3 comentaris:

Dioni Tulipán ha dit...

Gran entrada Ferran!!

Lo malo de ser élite es que muchas veces te toca la jubilación atlética anticipada. Espero que no sea tu caso, siendo ya sub-élite ;-)

Antonio Perea ha dit...

Entrada de calidad, da gusto leer estos artículos que ni vemos en revistas especializadas.

Ferran ha dit...

Dennis, si no me jubilé ya...intentaré llegar corriendo al tanatorio donde esté previsto mi funeral :)

Muchas gracias Antonio, me alegro que te haya gustado.