I survived to Behòvia 2009

dijous, 21 de juliol de 2016

First ladies of running. Las sufragistas del asfalto.

22 años y una maratón de Boston a la saca


Soy un fan en diferido de Amby Burfoot. A través de diversas lecturas me he ido haciendo una idea de cómo es y mi admiración aumenta porque básicamente ha sido (y es) un ser humano con las ideas claras desde bien joven a la par que eficiente, como se puede deducir de las memorias de Bill Rodgers, quien compartió habitación con él en la Universidad y de quien se declara discípulo.

En 1968 Amby dio la campanada ganando la maratón de Boston con 22 años. Bajo la tutela de un histórico de la maratón, John J.Kelley, entrenó más que nuestro Fabián Roncero, con semanas de 320 kms en su lucha incesante por conseguir el éxito soñado. Posteriormente se convirtió en editor de un panfleto para frikies que con los años ha devenido en una franquicia mundial: Runner’s World.

¡Cuánta buena literatura atlética!


En la última de sus obras, First ladies of running, recoge y deja para el futuro de la humanidad la historia de unas valientes que lucharon contra casi todos por poder correr en general, largas distancias en particular (recordemos que la distancia máxima que se les permitía correr en los sesenta eran…800 metros). Mujeres que no tenían un techo de cristal sino un bunker de hormigón armado sobre sus cabezas y que con su tenacidad han hecho del mundo un lugar mejor para correr. Para ellas y para nosotros.
A lo largo del libro sigue la biografía atlética de 22 mujeres que fracturaron lo establecido persiguiendo la vida que querían vivir. Magníficas historias que mantienen ciertos nexos en común, generalizando:

Corrían porque amaban el simple hecho de correr. No como una forma de protesta.
Contaban con el apoyo de sus padres y madres quienes les transmitieron una fuerte ética de trabajo. Otras, en cambio, corrían para escapar de entornos familiares muy tóxicos.
El correr las transformó. No solo en términos de fuerza sino de resistencia física y  emocional. Un elevado número de ellas tuvieron brillantes carreras académicas y civiles. O nacieron líderes o aprendieron a serlo a través de su complicada vida atlética.
Los obstáculos, las barreras, los palos en la rueda vinieron siempre de las federaciones, de los organizadores, de todos los burócratas del deporte en general. En sus compañeros atletas solo encontraron respaldo y apoyo.


Portada de RW dedicada a Oprah


Cierta excepción a todas estas atletas fue la multifamosa presentadora norteamericana Oprah Winfrey quien en 1994, al cumplir 40 años, decidió correr un maratón. Su gesto conmovió a su país y generó otro running boom, quizás responsable que hoy corran más mujeres que hombres en los USA.
Una buena lectura que deviene en potencial libro de consulta en el futuro.

¡Saludos!

Que no quepa la menor duda

dimarts, 12 de juliol de 2016

Runaway Comrade

La portada

Mi nueva obsesión para el 2017 es Comrades y los ligeros entrenos que ya voy realizando están dirigidos a ese fin, correr la versión Up y con el objetivo sub 7h. Ganar la Double medal. Poco a poco mi cuerpo va recuperando sensaciones y tras una necesaria visita al osteópata para desbloquearme la musculatura me noto progresivamente más ligero y lentamente me acerco a los ritmos de los rodajes. Pero no hay prisa, hay que hacer las cosas bien, dejarle al cuerpo que se recupere e ir eliminando los dolores, pensando al tiempo cómo estructurar la temporada que viene.
Cuando estuve en el museo Comrades Marathon House en Pietermaritzburg descubrí que existía un héroe sudafricano llamado Bruce Fordyce al ver un libro suyo en una vitrina. Indagué y vi que había ganado en 9 ocasiones -8 consecutivas- entre 1981 y 1990. De hecho le vi personalmente en la Expo aunque aún no era consciente de su peso histórico. Busqué en una librería de Durban todos los libros posibles sobre Comrades y al no encontrar nada Amazon acudió en mi ayuda; tras investigar un poco acabé adquiriendo dos. La biografía de Bruce Fordyce y otro libro de un antiguo corredor llamado Bob La Motte, denominado Runaway Comrade. Este libro llegó primero, así que paralicé todas mis otras lecturas y lo he devorado estas últimas semanas.

Bob and Bruce


Su lectura ha aumentado mi vocación comradiana y he disfrutado mucho aprendiendo tanto la historia de la carrera como la del propio país a través de la vida de una persona excepcional, Bob de la Motte, un blanco sudafricano militante anti-apartheid, economista (analiza constantemente sus datos de forma matemática, creo que lo voy a probar) y atleta brillante con 3 subcampeonatos en Comrades en los años ochenta, los míticos ochenta. El libro está escrito en el 2014, echando la vista atrás y nos explica a través de su vida cómo era vivir en la Sudáfrica del apartheid, su descubrimiento del correr, su amistad con Mark Platjees -sudafricano “colorado” según las bestias clasificaciones racistas y oro en el maratón del mundial de 1993 defendiendo la camiseta USA, donde le habían concedido asilo político-, sus entrenamientos que progresivamente le acercan a la élite, sus Comrades, la emigración a Australia y la evolución de su país vista desde la distancia.
Un ejemplo de su preparación para intentar ganar Comrades era:
§                                Hasta mediados de marzo 3 sesiones a la semana de gimnasio.
§                                También hasta mediados de marzo rodajes entre semana de 21k, a partir de    entonces 32k.
§                                120k/semana aumentados progresivamente hasta 160k a finales de enero.
§                               8 semanas de 160k hasta mediados de marzo.
§                              Hacia mediados de marzo corría un ultra de 56k con tapering previo y posterior de 1 semana.
§                             4 semanas de 200k en abril sin series ni cuestas.
§                            4 semanas de tapering en mayo hasta la carrera que se celebra el último domingo de mayo: 180k, 150k, 130k y 90k.
§                          En mayo series y cuestas rápidas.

Generalmente aprovechaba para correr en modo tirada larga todas las maratones que podía así como ultras de 56k (muy populares en Sudáfrica). Y recordaros que lo hacía con una jornada laboral de 50h/semana. Un fenómeno Mr de la Motte.

Así que ya tengo una buena idea de cómo encarar mis entrenamientos para la temporada 2016-2017, salvando las distancias. Correré 4/5 maratones con la idea de bajar justo de las 3h, en modo tirada larga exigente. MCD a tope en enero, Castellón en febrero, Barcelona en marzo y quizás Madrid o alguna otra que haya en abril. Por cierto, si conocéis alguna prueba de alrededor de 50k, en asfalto, en España o algún país cercano hacédmelo saber en los comentarios, por favor.
Y para redondear esta magnífica lectura, aprovechando que vivimos en el SXXI, busqué a su autor por el Fb, contacté con él e intercambiamos unos cuántos mensajes y seguimos en contacto. ¡Viva la tecnología!

¡Saludos!