I survived to Behòvia 2009

divendres, 28 de febrer de 2014

Anatomía de la supervivencia.

Más literatura deportiva. ¡Bien!


Conocía, creía conocer, la increíble historia de López Lomong, el niño perdido del Sudán que fue el abanderado del equipo olímpico estadounidense en los JJOO de Pekín.
Fruto del bookcrossing afectuoso, recibí este sábado pasado su biografía Correr para vivir y ya en el mismo avión, antes de su despegue dirección A Coruña, comencé a devorarlo. No habíamos aterrizado en la vuelta, 36h después, cuando ya había sido finiquitado. 

¡Momentazo olímpico!
Una historia feliz y dramática que pone voz a una tragedia y frente a la cual, a fuerza de repetirse, quizá nos hayamos anestesiado. Los detalles te llevan mucho más allá. Su secuestro a los seis años y sus 10 años en un campo de refugiados son el retrato de una supervivencia darwinista. Su adopción y adaptación a los EEUU, a la cultura occidental en definitiva, es el espejo de quiénes somos.  Y su triunfo académico y deportivo el ejemplo y la recompensa al esfuerzo. Somos calvinistas. Somos luteranos. Somos working class, no lo olvidemos.

 

Geopolítica con mi Michelle.


2008 queda lejos y López Lomong sigue siendo protagonista. En lo deportivo, este pasado fin de semana, en esa suerte de Sálvame que han sido los campeonatos norteamericanos indoor, ha ganado los 1500 y ha sido cuarto en los 3000. Y en lo solidario su fundación sigue sus proyectos en el ahora independiente Sudán del Sur. Le deseamos larga vida.

¡Saludos!


Ganando al runner hipster.


dilluns, 24 de febrer de 2014

A Coruña 2014.

Salida amplia, como debe ser.


No existen los fracasos solo las experiencias que conforman nuestras creencias y somos nosotros, a través de nuestros filtros mentales, quienes las sustantivamos. Y podemos hacerlo tanto desde el flanco positivo (creencias potenciadoras) como desde el negativo (creencias limitadoras). 

En consecuencia, uno, que ha estado seis años lesionado y además está haciendo un curso, básico, de programación neurolingüística (de ahí el párrafo anterior), no olvidará jamás que el simple hecho de poder correr es positivo y está por encima de todas las cosas. Cada entrenamiento, cada carrera, es una celebración. Y punto. Y si los objetivos no se cumplen se trata de analizar el porqué y se planifica más trabajo y mejor hecho. Puedo decir que ha sido un magnífico fin de semana. Un café previo a la salida con compañeros que competían en Sevilla (y que han sufrido y conseguido sus objetivos), afectuosas comidas con compañeros del asfalto e intercambio digital de aprecio y respeto con otros, he ahí la esencia.


Tortosa, first bridge


La carrera en sí no salió como había previsto. Pero ya con unas horas de reposo lo veo todo más claro. Por seguir en la positividad, salir de la zona de confort y sufrir casi, casi, debería ser obligatorio. Ver desde el minuto uno que no vas a un ritmo que dos semanas antes era relativamente fácil despierta a una serie de demonios que en el fondo son muy sanos pues te obligan a resetearte, a no abandonar, a vencer al lado oscuro e ir mucho más allá de lo que habría supuesto que todo hubiera salido según lo previsto. Así que tras 10 quilómetros de sufrimiento, de perder posiciones, de mirar (y frustrarme) el ritmo, cuando nunca lo hago, surgió una extraña recuperación que me permitió mejorar posiciones y, sobretodo, sensaciones y acabar, aunque 3’ más allá de lo previsto, con buen sabor de boca. Los misterios del correr. Y por 3ª vez, sexto en un Campeonato de España de Veteranos. 1h15’25”.


Tortosa, second bridge


Y pensando en los porqués, no para que sirvan como excusa, me doy cuenta que las dos veces que he estado enfermo este año ha sido tras un tratamiento preventivo en las encías que no se le habría ocurrido ni al Dr. Mengele. Semejante tortura me bajó las defensas (del dolor y extrema sensibilidad en la boca ya ni hablo), de ahí los bichos posteriores, la fiebre y su reflejo a la hora de exigirle el máximo a nuestro cuerpo. Pero las ilusiones se acumulan. Show must go on.

¡Saludos!

PD: a falta de fotos de A Coruña, añado otras de Tortosa 

Actualizo (26/2/2014): al final fui 4º, cada día más cerca del podio :)