I survived to Behòvia 2009

dijous, 29 de desembre de 2011

Training groups.

Fase de anaerobia: Defcon 2
Acabo de llegar de entrenar con mis compañeros de club. 14k en los que hemos incluido 10 ritmos de 30”, intercalando 30” de recuperación. Anaerobia y disfrute una vez más solapándose, quizás solo los adictos al sadomasoquismo pudieran entendernos…pero no he venido aquí a escribir de mis tiempos, décima arriba, décima abajo, sino de la experiencia compartida.

En los tiempos de máximo esplendor (en la hierba) de mis tendones, en la adolescencia, las tardes eran un juego, inconscientemente serio (nadie nos había dicho que leyéramos a Gil de Biedma y seguramente tampoco lo habríamos hecho), aunque casi siempre de risas en las que se sucedían series, fartleks, cuestas, rodajes…y mientras tanto, a ritmos desiguales, crecíamos y nos volvíamos irreversiblemente adultos. Fueron mis últimos días grupales.

Sergio H, nuevo compi de club, escribía el otro día en una red social que nunca había disfrutado tanto practicando el running, siendo dilatada su experiencia en el medio. A lo que añadí un Me gusta rápidamente. En esta temporada, caracterizada por la anarquía sistemática de mis entrenamientos, recogidos, eso sí, bajo una Ley de Bases que por el momento funciona, he tenido la suerte de poder añadir días de entrenamiento compartidos. Y no solo han aportado dosis de calidad, sino sobre todo un estado de ánimo exponencialmente positivo, que se retroalimenta y que consigue que saquemos lo mejor de nosotros mismos. Finalizar un duro entrenamiento estrechando las manos de tus compis, no tiene precio. Era lo que estaba buscando pero que no encontraba, por mi timidez, por las circunstancias.

El 18/12 corrí en Salou sus 5k en ruta, que se disputaba junto a la media maratón. La idea (y los sueños, sueños son) que transmití a Gerard, otro gran fiera de mi club, era aguantar 3/4k con la cabeza de la media, que yo imaginaba a 3’15”, y aguantar hasta el final. Nada se desarrolló como esperaba. Salí rápido, muy rápido, viéndome en modo torbellino, casi como un dibujo animado de los de antaño, los analógicos –que no eran mejores-, descabalgado de mi mismo, como si mi cerebro no pudiera gobernar con un mínimo de orden la cadencia natural de brazos y piernas que, a su vez, parecían centrifugarse en un remolino infinito…no me atreví a mirar el mil (creo que pasé en 3’5”), solo la espalda de Gerard, a quien seguía al mismo tiempo que veía alejarse a la cabeza de carrera (1h4’58” de Jaume Leiva, RW runner y mejor persona que atleta). Tan en déficit íbamos que seguimos de largo hasta que nos dimos cuenta de que seguíamos el circuito de la media…un buen entreno!.
¿Dónde quedaron mis genes mesetarios? Frío, mucho frío.
8 días después, en la fiesta catalana de Sant Esteve -Boxing day para el mundo anglosajón- corrí la San Silvestre del Vendrell. Destacar por encima de cualquier otro dato que un 33% de todos los atletas eran mujeres, y que además corrieron sin nuestra, tantas veces, alpha y competitiva presencia…comenzamos, con secular retraso, a ser modernos. Una carrera que me dejó muy satisfecho por la gestión de mi dolor, postergando el clic del interruptor del sufrimiento hasta haber pasado la línea de meta y por el tiempo, 16’18” para un 6º y first over 40.

Entre tanto me quedo con el entrenamiento del trimestre. No por el tipo (4 x 3k, rec.2’), que también, sino por el cómo. Media docena de atletas de 3 clubs distintos ayudándonos, relevándonos, animándonos para conseguir el objetivo. We did it.

A falta de una carrera, la San Silvestre de Tarragona, para cerrar el excesivo ciclo de 6 fines de semana consecutivos entrenando-compitiendo (y tras la que espero sumergirme en un periodo de abstinencia de imperdibles) desearos/nos que el 2012 no sea capaz de llevarse por delante ni un diezmo de las ilusiones, los proyectos, en definitiva, del diseño de nuestras propias vidas.

Sus dejo con un descubrimiento muy reciente. El Niño Miguel, guitarrista de 3 cuerdas, primo hermano de Tomatito y a quien Paco de Lucía considera un genio. Mito (ha tocado para Camarón) malogrado por una enfermedad mental en malos tiempos, peores que ahora, para quienes las sufrían. Indagando un poco he encontrado un documental sobre él, La sombra de las cuerdas. Lástima no poder pagar 3€ por descargármelo legalmente…

¡Salud@s!




dimecres, 14 de desembre de 2011

Entrenar compitiendo.

No nos obsesionan los tiempos...

Años 80, dos jóvenes sin complejos rozan la medalla olímpica en los 3.000 obstáculos de los JJOO de Moscú. Domingo Ramón y Paco Sánchez Vargas logran la proeza entrando 4º y 5º respectivamente.
Años más tarde, en una entrevista, el segundo de ellos señalaba: “No teníamos ni idea de lo que era un entrenamiento profesional, cogíamos la forma compitiendo”.
Este ha sido uno de mis planteamientos para esta temporada. Por lo larga que será y por la variedad de objetivos a cubrir (Cross, pista cubierta, maratón y pista al aire libre, ¡quizás durante 13 meses!) voy restringiendo la entrada de la calidad vía series y solo en diciembre me he permitido algún escarceo debido a la grata compañía ofrecida.

¡Vaya trio de séniors! (Sanvisens dixit)
 Domingo 11 del 12 del 11. En la misma hora en que yo disfrutaba de los placeres casi anaeróbicos del Cross (sobretodo el compañerismo sincero de otros atletas) sobre una superficie sorprendentemente exigente, el césped, en Castellón se producía uno de los gestos más bellos del año en medio de este emponzoñamiento social de trajes cutres, forevers youngs y Nóos varios. Rafa Iglesias ayudaba a Castillejo y Cáceres a conseguir la mínima para los JJOO (el primero) con la consecuencia inmediata (para Rafa) de perder un 33% de las probabilidades de ir a sus primeros juegos. Ex futboleros reconvertidos en atletas, ya casi un subgénero, me explican que por los campos de futbol la ética es muy similar…y viendo el otro día a diversos padres animando a sus hijos futbolistas, de no más de 10 años, el relevo de las bestias está asegurado. Tenemos una gran cantera de garrulos frustrados que sin duda en un futuro alimentarán los puestos de responsabilidad que este país necesita para hundirse definitivamente.
¡Tarragona power!


Domingo noche, Al filo de lo imposible nos muestra los perfiles de muchos de aquellos que añadiendo vida a sus años nos han hecho gozar con sus aventuras extremas. Esta semana toca un experto en el aire. Salto base, parapente, vuelo sin motor, paracaidismo, globo aerostático…todo lo que vuela vale para esta persona en cuyo perfil reconozco a alguien que ha encontrado un sentido a la vida (algo que debería escribirse en mayúsculas), y que considera cada aventura como un gran reto intelectual. Mens sana in corpore sano

Un hombre perfeccionista, agradecido a la vida. Vamos recordando sus grandes gestas y en una de ellas nos explica que debido a la necesidad de estar al máximo de forma para optimizar uno de los 3 medios (él mismo, los otros dos son la técnica y el ambiental) comenzó a correr, llevándose con él a su hijo de 11 años. Se trata de Laureano Casado y de su hijo, Arturo Casado, campeón de Europa de 1500 y uno de los grandes referentes morales del atletismo español. Preciosa historia.
Mi pequeña historia semanal se resume en otra semana algo corta de quilómetros (70), con visita al gimnasio y con dos grandes entrenos incluidos (pirámide de ritmos y bloques de escaleras) que me supusieron al final de la semana la aparición de la fatiga diferida -Pablo, te pillo el concepto- que remató una superficie que a vista de pájaro es siempre una bella estampa pero que a nivel del suelo fue tan dura como correr por la playa. 3r Vet y muy satisfecho por haber podido correr en estas condiciones a 3’24”. Sigo, pues, regando el árbol de los entrenamientos y ya, en algún momento, recogeremos los frutos.
¡Salud@s!

dilluns, 5 de desembre de 2011

Past perfect.

Listos, ya!

Pisando raro, afianzándome lentamente
Tras la media de Tarragona ya anuncié, no sin miedo, mi vuelta al cross. Nunca he sido un especialista en este medio, ni de joven, y siempre le sacaba mucho más rendimiento a la pista. Me entusiasma (ba), sobretodo, verlo. Vi en TV la irrupción africana, la primera masiva, en Madrid en 1981, cuando keniatas y etíopes se equivocaron esprintando a falta de una vuelta y regalaron el triunfo del americano Craig Virgin. 
Recuerdo a “Taca” Prieto quedando 5º a 2” de la victoria tras un largo sprint (Alberto Salazar fue 4º) y a Alejandro Gómez –autor de la gran frase: mi estado natural es el dolor- llegar 6º en su primer año como sénior. 
Como joven atleta, cada cross era una aventura de autobús, bocata y niñas (de lejos)…en mi propio Cuéntame siempre ocupará un lugar especial. Como el romanticismo y la nostalgia no traen nada bueno, realicé dos amargas incursiones hace ya demasiado tiempo y en las que recibí una severa paliza, esto es, una buena cura de humildad y contrición.
Derrapando...gasssss!
Pero sabía que en los peldaños que lentamente voy escalando camino de Águilas 2012 (Campeonato de España de pista al aire libre; 5.000 metros), un elemento esencial sería el campo a través. Así que sin mucho convencimiento pero con mucha fe en el medio plazo me fui a Valls el pasado domingo. Y allí viví un revival, unos grandes éxitos, porqué 30 años y dos quilómetros después, éramos los mismos de siempre disputándonos la victoria. Sinceramente creo que tiene un gran mérito generacional, es decir, pura casualidad, que Mario Benito (67), Ramon Mañas (66), Jose Francisco Gª Navarrete (67) y servidor (cosecha también del 67), sigamos viéndonos y disfrutando de las competiciones. Han pasado años, lesiones, amantes peligrosas como el triatlón, vivencias dolorosas, gozosas, media vida en definitiva pero podemos decir que seguimos ahí, que no es poco.

Y aunque me encontré poco ágil serpenteando por un territorio hostil de viento y pequeñas piedras, poco a poco me fui situando y mi estado de forma me permitió escaparme y acabar ganando en la categoría open-veteranos. La semana que viene más. Correré el más British de nuestros crosses, el de Cambrils. Puro césped.

¡Saludos!


Go!