I survived to Behòvia 2009

dimecres, 31 d’agost de 2011

Numbers.

Amen

El viento luchando contra la gravedad

Musgo de sobras para unos cuantos belenes...

Tantos millones de años para acabar yéndose

Tras haber sufrido este blog, por mis ausencias, las consecuencias de mi procrastinación (hoy ya soy un bloguero de verdad, ¡por fin he utilizado el verbo procrastinar!) de mis últimos estudios (últimos porqué tardaré un tiempo en volver a hincar los codos, me merezco un descanso XD!) retomo la escritura de los posts perdidos.
Y a pesar de acumular unas cuantas ideas sobre qué postear, voy a ir a lo fácil, a las cifras, ver qué he hecho esta temporada ya pasada para mí, qué prometí que haría y qué soy capaz de proyectar para el futuro más inmediato.
Leyendo lo escrito el año pasado creo que Moody’s –tus muertos!- me pondría, sino una triple A casi, puesto que he cumplido bastantes de mis objetivos. He sido constante y me he machacado. He hecho incursiones, gloriosas, en pista y mucho asfalto (encadenando hasta 9 fines de semana compitiendo), he disfrutado como nunca (sufriendo lo que no está en escrito) en Boston y he alcanzado alguna marca que creía que no volvería a ver. Y no he hecho Pilates pero Madona me perdonará y si no, que le den que por cierto, está fatal.
En cifras he pasado de 3.020 quilómetros a 3.529, un aumento de 500 que deberé repetir este año para llegar a unos 4.000 que es el objetivo a alcanzar. Sólo me veo capaz de ello renunciando a los descansos y sustituirlos por rodajes suaves pero que suman.
Con los imperdibles sí que he entrado en una nueva dimensión para gran alegría de sus fabricantes, que igual son chinos (a sus pies)…he pasado de disputar 12 carreras a 24, incluyendo dos maratones (2h47’ MCD; 2h57’ Boston), medias, montaña suave, 10ks y 3 cinco miles en pista, pasando hasta por una maratón de relevos.
Según convenio tranquilos, os quedan 3 meses de vacaciones
A nivel de marcas muy satisfecho con los 5.000 en pista (16’9”), casi también con los 10k en asfalto (34’1”) y algo menos con la media (2 en 1h16’33”) y una gran lección aprendida con la anemia sufrida. Grandes entrenos de calidad, volviendo, no solo al tartán sino a las series de 400 metros, esas grandes desconocidas que Zatopek catapultó al candelabro internacional.
Pero por encima de todo pongo lo mucho que he disfrutado, los incontables grandes momentos vividos junto a mis compañeros del asfalto, de aquel, del otro o de mi club. De los gozos de mis silencios, de mis introspecciones runneras…diría que de mis más de 250 entrenamientos solo un día o dos salí por obligación. Y este sí que es el objetivo: mantenerse en el disfrute.
Madre e hijo...o al revés
Y esta temporada, ya comenzada con un récord (en agosto he entrenado 29 días para 33 sesiones y con gran remordimiento por uno de los días de descanso: hay que joderse lo psicopatilla que me he vuelto, je, je…) no sé muy bien cómo encararla. Dudo entre repetirla con matices o céntrarme más en lo federado y ahondar en los caminos del cross y la pista (cubierta o no) más algo de asfalto…ya veremos los próximos días aunque tampoco importe mucho porque the journey is the reward!  
Saludos!
PD: como terapia anti ego trip, en lugar de fotos corriendo os dejo algunas de Boston e Islandia.


dilluns, 8 d’agost de 2011

The greatest porra.

América, Olvido y Mario


¿Cuál ha sido la boda del año? ¿La de Catalina y Guillermo? ¿O mejor la de Alberto y Desgrasiaíta tu eres Charlene?

Bonita foto del bonito traje de David Delfín
Pues no, sin duda alguna la de Mario Vaquerizo y Olvido. Sin olvidarnos del gran descubrimiento: América, madre de la artista. Han hecho más por la institución del matrimonio que 3.000 neocatecumenales. Todos queremos casarnos y tener chuches en el aperitivo, que la Nancy travesti, el gran JuanPe, nos haga el diseño de nuestros vestidos, que Boris venga de convidado junto a su Rubén y que Carmen Lomana nos adore mientras suena alguna petarda canción bajo una fina lluvia de pétalos en la terraza de un hotelazo.


Anton, el gran ausente

¿Quién será el mejor ultra-atleta del año? Posiblemente quien gane la UTMB, esa auténtica copa Ryder del trail que en dos semanas seguiremos, en mi caso, cómodamente desde el sofá chaise-longue mientras algún amigo nuestro sufre y disfruta entre paisajes maravillosos que nos apartan de la obscena realidad. Mientras tanto, el mejor cronista del ultrafondo ya ha inaugurado su porra anual. Además de informarnos del who’s who en el mundillo, nos propone que agudicemos el ingenio sobre el momento más fetén de la carrera. Pasaros por los comentarios y reíd a gusto que lo valen; y participad en la porra que hay una potente ristra de premios de entre los innumerables sponsors de nuestro admirado Sergio. Aunque tendréis 4 puntos menos, je, je…razón las bases, siempre hay que tener en cuenta a las bases.
Personalmente, en plena fase de pre-temporada tras un descanso total de 12 días me encontré con la obligación moral de competir en unos 10k de las Running Series en la Pobla de Massaluca, linde entre Catalunya y Aragón. Paisajes de la cruenta batalla del Ebro. Y el plan de choque que apliqué funcionó en parte. En el final de la carrera me faltó fuerza en las piernas y me sobraron pulsaciones y a pesar de que la carrera transcurrió, ya era hora, como yo quería, me fue imposible responder cuando hacía falta, quedando segundo. Pero me gustó el recorrido y siempre es más que agradable echar la tarde con mis compañeros atletas. Vuelvo a los rodajes, al gimnasio y a la piscina donde deberé comprobar que sigo siendo capaz de nadar sin manguitos.

Un abrazo amig@s!

dilluns, 1 d’agost de 2011

Nacidos para correr.

El libro.
 
Me acuerdo perfectamente de muchas cosas absurdas, por eso suelo ir a cuantos concursos de TV puedo. Remuneran bien y pasas el rato. Siendo la memoria un recinto extraño que guarda información aleatoriamente (y si estás mal incluso te la cambia sin tu ser consciente)...me resultaba muy curioso cómo, a medida que iba leyendo la obra, me acordaba de ciertas partes de la misma; historia cierta al ser una novela de no ficción.

Cabe recordar que este libro es un best-seller. Ha sido ya un éxito millonario de ventas en los USA y en todo el mundo. Quizás porqué ha sido publicado en el momento oportuno, coincidiendo con el auge, categoría boom, del correr en aquellas civilizaciones que se pueden permitir este querido lujo nuestro, esta bendita necesidad del no sedentarismo.

Jurek y un Tarahumara: apréciese la similar zancada.
 
Lo de la memoria viene a cuento porque leyendo el libro me venían destellos de haber leído en un RW USA a mediados de los 90 un artículo sobre unos indios mexicanos que eran capaces de correr centenares de quilómetros, sin apenas nada más que sus piernas y pies. Recuerdo también cuando descubrí a Scott Jurek. Había ganado su primera WS siendo muy joven, pero lo más interesante era su perfil, su personalidad. Sin importar el orden era fisioterapeuta, vegetariano (y buen cocinero), trail runner…era (y es, pero ahora todo es mucho más público) una buena persona (se cortaba sus melenas –quien pudiera-  y donaba su pelo a una organización de enfermos de cáncer) y correr era, sin más, una forma de vida (en esos tiempos Anton Kupricka era adolescente, Kilian pre-adolescente y de Geoff no supe nada hasta el año pasado).

Mmmm...qué hace esa lata de coke ahí?

Mezclándolo todo y contándolo con ritmo y sentimiento sale esta novela con la que he disfrutado mucho. Nos cuenta la historia –tranquilos, que no habrá espoiler- de los indios Tarahumaras de las quebradas del Cobre –si podéis ver la película El tesoro de Sierra Madre de John Huston admiraréis el paisaje-, un remedo de monjes Shaolin del correr, y un blanco que consigue integrarse en tan remota cultura. Éste organiza una carrera única que es más un encuentro entre culturas. ¡La alianza de civilizaciones!. Añadimos, cómo no, un alegato barefootiano, un ataque directo al calzado –que no digo yo que no, pero auguro una gran carga de trabajo para podólogos y fisioterapeutas ante la ligereza con que se trata tema tan complicado -más una apología del hombre neolítico que éramos y al que hemos traicionado vendiéndonos al neo-sedentarismo- y tenemos una magnífica obra que incluso agradará a aquellos que no gustan del correr. Ideal para el ferragosto.

Saludos!

noCorriguesMassa!: Game over. Final de temporada.

noCorriguesMassa!: Game over. Final de temporada.