I survived to Behòvia 2009

dilluns, 30 d’agost de 2010

El etíope volador...Miruts Yifter.

Tras un incumplimiento absoluto respecto a mi promesa inicial, vuelvo a la carga.

Desde que tengo uso de razón me gusta el atletismo. Cuando era pequeño recuerdo ir con 7 u 8 años a buscar a mi padre –que estaba de tertulia política en el Centro del Comercio- y cronometrarme. Y a la que pude, con doce años, comencé a competir en crosses escolares y pruebas populares. Y más o menos renqueantemente hasta aquí hemos llegado.

Siendo del 67, mi primer recuerdo olímpico y atlético es de Moscú 80 y pertenece a Miruts Yifter. Lo recuerdo bajito, calvo y fuera de serie. En 1972, en Munich, le quitó la medalla de bronce en los 10.000 a Mariano Haro (hazaña increíble y quijotesca de éste, por cierto). En 1976, la mayoría de países africanos boicotearon los JJOO de Montreal, perdiendo Mirus Yifter la posibilidad de medalla y facilitándosela a otro grande de la época, Lasse Viren, que dobló en los 5.000 y 10.000.

Me veo a mi mismo sentado frente al TV en blanco y negro, en un verano azul del 80, viéndole con un sprint poderoso que le dio dos medallas de oro en 5.000 y 10.000, en los últimos 200 metros. Era todo fuerza. Le bastaban los últimos 25” de cualquier carrera para ganarla. De hecho, ganó 221 carreras de 252 que disputó, dejando unas marcas de 13’13” y 27’40”. Y abriendo camino para los siguientes, un tal Gebre y un tal Bekele…

Mirad el vídeo (http://youtu.be/JrZpT-LXO-8), que es historia en mayúsculas; observad su amplia zancada. Su autoridad moral en las pistas. No sé si de aquí saldría mi querencia por el pueblo etíope. Cierta y real.

Semana 0 del ciclo y última de self-training. 80 quilómetros, un día de gimnasio y un test de 10 quilómetros en solitario, agonístico por el calor y el viento contrario, a 3’57”, cuyo valor añadido no está en la marca sino en haber sabido sufrir.

Y hablando de amores varios, aquí tenéis el amor a una ciudad, LA, cantado por Red Hot Chili Peppers.

Saludos!